Entradas

Unas aspiraciones universales de todos y para todos

 

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible propuestos por Naciones Unidas, cuyas siglas se identifican como ODS y que también son conocidos como Objetivos Mundiales, son un llamamiento universal a la adopción de medidas para conseguir unas aspiraciones universales; erradicar la pobreza, proteger el planeta y garantizar que todas las personas podamos disfrutar de una sociedad en las que la paz y la prosperidad, sean los protagonistas. Son diecisiete objetivos que se basan en los logros de los Objetivos de Desarrollo del Milenio aunque incluyen nuevos ámbitos de actuación, como el cambio climático, la desigualdad económica, la innovación, la producción y el consumo sostenible, la paz y la justicia. Uno de los factores más relevantes, es que todos los Objetivos conllevan un espíritu de colaboración conjunta, con el fin de elegir las mejores opciones y mejorar así la vida de manera sostenible, tanto para el momento presente como para las generaciones futuras. Además proporcionan intereses y metas claves para su adopción por todos los países en conformidad con sus propias prioridades y los desafíos sociales y ambientales del mundo.

 

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible abordan las causas sociales fundamentales y nos unen en comunidad para lograr un verdadera transformación social en beneficio de las personas y el planeta

Es fundamental que tengamos presente que la consecución de los ODS requiere la colaboración de todos los agentes sociales; los gobiernos, el sector privado, la sociedad civil y los ciudadanos por igual para asegurar un mundo más justo y responsable.

Como individuos y sociedad hay algo que considero nos incentiva con gran intensidad a lo largo de toda nuestra vida y eso sin duda alguna, son los objetivos; tanto en forma de metas como identificados como retos y tanto a nivel personal como laboral, y por supuesto social. Pero lo que está claro, es que pese a la forma, el fondo de ese incentivo mental nos hace tener grandes dosis de ilusión, deseo, fortaleza y entusiasmo al mismo tiempo que incrementa notablemente nuestro esfuerzo, sacrificio y constancia, aptitudes clave para el desarrollo profesional y sobre todo personal. El eje central de estos Objetivos Mundiales es la salud, caracterizada en una vida digna acompañada de dos grandes pilares; la igualdad y la justicia social, siempre con vías a cubrir y mejorar las necesidades de las personas más necesitadas y desfavorecidas. Toda una llamada a la acción universal con el fin de establecer medidas de protección para el planeta, con el firme deseo de erradicar la pobreza, el hambre y conseguir esa realidad mundial deseada. También es muy necesario apoyar a los países en desarrollo a avanzar hacia modelos responsables de consumo, es esencial fomentar la concienciación consiguiendo garantizar modalidades de consumo y producción sostenibles. Tener en cuenta que debemos lograr la gestión consciente y el uso eficiente de los recursos naturales. Por ello, el doceavo objetivo sobre producción y consumo responsable es de esencial importancia ya que el consumo de una gran proporción de la población mundial sigue siendo insuficiente para satisfacer incluso sus necesidades básicas. Por tanto, el camino debe apuntar a una economía que utilice los recursos de forma más equitativa, eficiente y justa.

 

 

El Comercio Justo es el camino, el rumbo y el horizonte para alcanzar el puerto de la producción justa y navegar por el mar del consumo responsable y sostenible

El Círculo del Comercio Justo engloba toda la cadena de producción en la que el consumo responsable es clave para contribuir a un mundo mejor y favorece el logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, además de mejorar la calidad de vida y ayudarles a ser autosuficientes. Está demostrado que incidir en un consumo más consciente y una producción más sostenible reduce la pobreza y las desigualdades. Y desde Fairtrade abogamos por un sistema de comercio global que comparta los beneficios del comercio de manera más ética, justa y sostenible.

 

 

El movimiento del Comercio justo y en concreto las cooperativas productoras contribuyen también a la lucha contra la pobreza y la desigualdad, el empoderamiento de la mujer y la igualdad entre mujeres y hombres, la producción y el consumo responsables, a frenar el cambio climático y a la promoción de sociedades justas y democráticas. Además de garantizar unas condiciones laborales dignas y seguras para los productores, el pago de un salario adecuado y la no explotación laboral infantil. En Fairtrade somos muy conscientes de la gran necesidad de una igualdad real y de fomentar el empoderamiento de las mujeres en la sociedad y en el mundo, por ello luchamos por un Comercio Justo que incida de manera positiva en los objetivos referidos a la igualdad de género y en la reducción de desigualdades. Y poniendo todas nuestras fuerzas en los países atrapados en la pobreza ya que necesitan más ayuda del resto del mundo, por ello los ODS conllevan un favorable espíritu de colaboración y pragmatismo con el fin de mejorar la calidad de vida y van muy de la mano de los diez principios del Comercio Justo propugnados por la Organización Mundial Del Comercio Justo, conocida por su denominación en inglés, World Fairtrade Organization. Uno de los factores más eficientes y acertados es que los ODS están interrelacionados y son inclusivos con lo que se consigue una interacción global y total por parte de toda la sociedad convirtiéndola en una red de comunidades conectadas entre todas ellas y añadiendo un gran valor tanto de forma individual como sobre todo de forma conjunta. Y si hay algo interesante es que abordan las causas fundamentales y nos unen para lograr un cambio positivo en beneficio de todas las personas y el entorno. La gran propuesta mundial de los ODS nos brinda una única e increíble oportunidad para poner el mundo destino a un desarrollo justo, sostenible y hacer del planeta un mundo tan real como veraz, con unas aspiraciones universales de todos y para todos.

 

fairtrade-paula-perez
Paula Mª Pérez Blanco
Responsable Comunicación Fairtrade Ibérica

@sellofairtrade | sellocomerciojusto.org | @paujournaliste | paujournaliste.com

ong-comercio-justo-oxfam-intermon

La campaña No les Rebajes de Oxfam Intermón acaba pero deja su huella

La iniciativa “No Les Rebajes” de la ONG Oxfam Intermón concluye tras un mes de puro activismo. La idea era apelar al poder que tienen los consumidores y las consumidoras para cambiar las indignas condiciones en el sector textil. El mensaje llegó a miles de personas que desconocían la situación y la alternativa que supone el comercio justo. Leer más

Revista-10-Ideas-Imprescindibles-taza-cafe-2

¿Qué esconde tu taza de café?

Revista-10-Ideas-Imprescindibles-taza-cafe

El café del desayuno, el de la comida y la merienda, el café que te mantiene despierto en las noches de estudio o de trabajo, el café que nunca te falla para superar las noches de insomnio y el café que bebes simplemente para disfrutar de su delicioso sabor y aroma. Todas y cada una de esas tazas han llegado a tus manos gracias al trabajo de millones de caficultores que trabajan para ello, de hecho se trata de la materia prima de exportación más importante del mundo tras el petróleo. Le damos menos importanci de la que tiene y es por esto mismo que no valoramos el trabajo de los caficultores como deberíamos. En la sociedad de consumo en la que vivimos, todo lo queremos “aquí y ahora”, barato y asequible. No importa el cómo, ni las condiciones, poca personas se paran a pensar: ¿Qué esconde mi taza de café?

La mayoría de tazas de café que consumimos esconden unas precarias condiciones laborales, explotación infantil, hambre, pobreza y machismo. Hoy en día nuestra decisión de compra es más valiosa que nuestro voto político, ¿queremos un verdadero cambio? Actuemos en consecuencia a nuestros pensamientos y empecemos a cambiar por nosotros mismos, como nuestra forma de consumir. Por muy utópico que suene no queda nada lejos de la realidad, pues el Comercio Justo lucha en contra de la explotación de personas.

Pero… ¿qué es esto del Comercio Justo? Se trata de una alternativa al consumo al habitual, es un comercio solidario y responsable tanto con las personas como con el medio ambiente. Asegura a los pequeños productores y trabajadores de países en vías de desarrollo un salario justo y unas dignas condiciones de trabajo. A esto realmente aspiramos mismamente nosotros, a nadie le gusta que le paguen una miseria. Es difícil creer que muchos productores de países del Sur llegan a perder dinero con sus cosechas, les sale “más rentable” no cosechar.  El Comercio Justo resulta ser una gran solución a esta barbarie pues les protege de las fluctuaciones del mercado, ofreciéndoles un precio mínimo por sus cosechas, para que nunca pierdan dinero; sino que ganen. Para que un producto sea de Comercio Justo no solo debe cumplir que se aseguren salarios y condiciones dignas de trabajo, sino que no exista explotación infantil, asegurar la igualdad entre hombres y mujeres, respetar el medio ambiente, promover relaciones comerciales estables y duraderas, prefinanciación para los productores y productos de calidad. Además de un salario digno se les da a los productores un dinero extra que ellos mismos gestionan de forma organizativa y democrática y lo dedican exclusivamente para la comunidad como puede ser la construcción de colegios, hospitales, pozos…

Tristemente los caficultores no se enfrentan sólo a las amenazas del mercado convencional, sino que además son los que más están sufriendo los efectos del cambio climático, a pesar de ser nosotros quienes los estemos provocando.

El problema que tienen los pequeños productores de Latinoamérica es el hongo de la roya, pues enferma a los cafetos, esto se debe a los efectos del cambio climático como son: el aumento de las precipitaciones, de la humedad y de las altas temperaturas. Este hongo ataca a las hojas de los cafetos causando la caída de las mismas y dejan a la planta improductiva. La mayoría de cafetos mueren, los que sobreviven están gravemente afectados por lo que la productividad y la calidad han caído drásticamente. La solución, que es más sencilla de lo que creemos, es cambiar nuestra forma de consumir, pues con ella decidimos cómo queremos que sea el mundo en el que vivimos. Cada decisión que tomamos en nuestras vidas tiene sus consecuencias, incluso si se trata del café que tomas todas las mañanas. El Comercio Justo es pagar a los productores lo justo, lo que se merecen por lo que se puede considerar una de las mejores formas de erradicar la pobreza y las diferencias entre los países del norte y del sur. Si queremos que el mundo cambie, tenemos que empezar por nosotros y qué mejor manera que consumiendo productos que hacen un bien a quien los produce, al planeta y a nosotros mismos.

Artículo escrito por Laura Perona Sánchez • Responsable de Comunicación en Fairtrade Ibérica •
Diseñadora Gráfica Freelance • www.laurapsdesign.com

Publicado en el nº 10 de la revista Ideas Imprescindibles