Día Internacional de la Mujer: ¿Por qué se celebra el 8 de marzo?

En 1975 la Asamblea General de las Naciones Unidas decidió declarar el 8 de marzo el Día Internacional de la Mujer. Desde entonces esa jornada se ha convertido en un símbolo de la lucha de las mujeres en pro de la igualdad, la paz y la justicia. ¿Pero por qué se celebra precisamente el 8 de marzo?

Mary Dreier, Ida Rauh, Helen Marot, Rena Borky, Yetta Raff, y Mary Effers
durante la huelga de Shirtwaist de Nueva York
(1909)

8 de marzo: un día que en el fondo representa muchos días

Lo cierto es que ni los historiadores se ponen de acuerdo. Desde mediados del siglo XIX, en el contexto de los albores de la revolución industrial y el nacimiento del movimiento obrero, se fueron sucediendo diversos acontecimientos históricos en Europa y Estados Unidos que fueron protagonizados por grupos de mujeres que protestaban por sus míseras condiciones laborales. El primero de ellos data de principios de marzo de 1857, cuando miles de mujeres trabajadoras del sector textil tomaron las calles de Nueva York bajo el lema “Pan y rosas” para exigir una reducción de su esclavizadora jornada laboral y acabar con el trabajo infantil. Aquella fue una de las primeras manifestaciones que llevaron a muchas mujeres a salir a las calles para luchar por sus derechos civiles y laborales, y que se extendieron por Estados Unidos y por toda la Europa industrializada.

El cambio de siglo: un período de turbulencias y reivindicaciones

En aquellos años de cambio de siglo, llenos de turbulencias y agitaciones sociales, la idea de declarar un Día Internacional de la Mujer empezó a rondar por la cabeza de algunas autoridades políticas mundiales. El 28 de febrero de 1909, tras una declaración del Partido Socialista de los Estados Unidos de América, se declaró el primer Día de la Mujer, que se continuó celebrando todos los últimos domingos de febrero hasta 1913. Al otro lado del océano, en 1910, durante la segunda Conferencia Internacional de Mujeres Socialistas, celebrada en Copenhague, y a la que asistieron más de 100 mujeres llegadas de 17 países, se decidió proclamar un Día Internacional de la Mujer Trabajadora. Aunque no establecieron una fecha concreta, sí decidieron que ese día se debería enmarcar en el mes de marzo. Detrás de esa iniciativa se encontraban defensoras históricas de los derechos de las mujeres como Rosa Luxemburgo y Clara Zetkin, ambas políticas, alemanas y marxistas.

1911: un año clave para la lucha de las mujeres trabajadoras

El 25 de marzo de 1911 tuvo lugar uno de los sucesos más cruentos de la lucha por los derechos de la mujer. Aquel día un incendio acabó con la vida de más de 120 mujeres que se habían encerrado dentro de la fábrica de camisas Triangle Shirtwaist en Nueva York para exigir una mejora en sus condiciones laborales. La mayoría eran inmigrantes cuya edad oscilaba entre 14 y 23 años. La noticia de aquel triste suceso se extendió por todo el país y provocó la introducción de nuevas normas de seguridad y salud laboral en Estados Unidos. Existen diversas versiones de la causa del incendio, una atribuye la causa a una colilla mal apagada y otra, al efecto de unas bombas incendiarias lanzadas por los dirigentes de la fábrica.

Aquel mismo año, y como consecuencia de la decisión adoptada en la segunda Conferencia Internacional de Mujeres Socialistas celebrada en Copenhague, y que citamos anteriormente, se celebró por primera vez el Día Internacional de la Mujer el 19 de marzo con manifestaciones que secundaron más de un millón de mujeres y hombres en Alemania, Austria, Dinamarca y Suiza. Sus reivindicaciones incluían el derecho al voto, el derecho a ocupar cargos públicos y el derecho a un trabajo digno.

mujer-trabajadora-cartel

We Can Do It! (‘¡Podemos hacerlo!’) es un cartel de propaganda estadounidense de la Segunda Guerra Mundial, creado por J. Howard Miller en 1943 para Westinghouse Electric, como una imagen inspiradora para levantar la moral de los trabajadores.

La Primera Guerra Mundial y la lucha por los derechos de la mujer

Entre 1913 y 1914, dentro de los movimientos en pro de la paz que surgieron en las fechas previas al estallido de la Primera Guerra Mundial, muchas mujeres rusas celebraron en su país su primer Día Internacional de la Mujer el último domingo de febrero de 1913. En otros países de Europa, muchas mujeres también celebraron mitines y manifestaciones durante los meses de febrero y marzo con la intención de protestar por la guerra y para solidarizarse con el resto de mujeres del mundo.

En 1917, cuando las bajas entre las tropas rusas superaban los 2 millones de soldados, miles y miles de mujeres rusas eligieron de nuevo el último domingo de febrero para declararse en huelga bajo el lema “Pan y Paz”. Pocos días después, el Zar Nicolás II se vio empujado a la abdicación y el gobierno provisional concedió el derecho al voto a las mujeres el 23 de febrero, según el calendario juliano utilizado por entonces en Rusia, o el 8 de marzo, según el calendario gregoriano, utilizado en la mayoría del resto de los países europeos.

1975: la ONU toma cartas en el asunto y establece el 8 de marzo como Día Internacional de la Mujer

Desde el final de la Primera Guerra Mundial se fueron celebrando por todo el mundo numerosos actos que conmemoraban distintos sucesos que proclamaban la lucha de las mujeres por la igualdad de derechos. Coincidiendo con la celebración del Año Internacional de la Mujer en 1975, la Asamblea General de las Naciones Unidas decidió declarar el 8 de marzo como Día Internacional de la Mujer. Se establece así un día concreto que unía todas las celebraciones que hasta entonces se habían desarrollado por todo el mundo.

Veinte años más tarde, en 1995, la Asamblea General de Naciones Unidas firma la Declaración y la Plataforma de Beijing, una hoja de ruta histórica que secundan 189 gobiernos y establece una agenda para la materialización de los derechos de las mujeres.

En la actualidad el 8 de marzo se ha consolidado como una fecha clave para el movimiento feminista, y su celebración se ha extendido a la mayoría de esferas políticas y sociales como un símbolo de la lucha por la igualdad de derechos entre hombres y mujeres.

*Fotos extraídas de la Wikipedia (fuentes: National Museum of American History y The Kheel Center for Labor-Management Documentation and Archives)