El dataísmo, la religión de los datos

¿Dejarías que un ordenador decidiera tu voto en las próximas elecciones? ¿Confiarías en una aplicación para que te recomendara tu pareja ideal? Los seguidores del dataísmo no lo dudarían. Según ellos, los datos que fluyen en la red saben más de nosotros que nosotros mismos, y los algoritmos deberían sustituirnos a la hora de tomar decisiones. El dataísmo no rinde culto a ningún dios: adora los datos. La libertad de información es su mandamiento supremo, los algoritmos, sus sagradas escrituras y la Inteligencia Artificial, su sumo sacerdote.

Leer más

concetracion moviles

Por culpa del móvil ya nos concentramos menos que un pez

En los últimos 18 años nuestro tiempo de concentración se ha reducido de 12 segundos en 2000 a 8 en la actualidad

Te llega un whatsapp. Compruebas el correo electrónico. Y contestas un email. Te llega otro whatsapp. Actualizas tu estado en Linkedin. Tuiteas. Retuiteas. Haces una foto y la publicas en Instagram. Vuelves a retuitear. Y mientras, te llega otro WhatsApp. Echas un vistazo a las noticias. El banco te avisa de un cargo. Te llega una notificación. Y otra. Y otra. ¿Te resulta familiar? Pues hay motivos para preocuparse. Algunos estudios alertan de la pérdida de concentración que está provocando el uso constante del móvil. Nuestro mejor aliado en la era digital se puede estar convirtiendo sin darnos cuenta también en nuestro peor enemigo. Leer más

censura-redes-sociales-facebook

¿Puede un algoritmo censurar una obra de arte por inmoral?

No hay mes que no aparezcan noticias sobre la censura que ejercen las redes sociales, especialmente Facebook, sobre algunas imágenes que considera inapropiadas por su contenido erótico o sexual

Venus de Willendorf

Venus de Willendorf
Fuente: Wikimedia

No hay mes que no aparezcan noticias sobre la censura que ejercen las redes sociales, especialmente Facebook, sobre algunas imágenes que considera inapropiadas por su contenido erótico o sexual. La polémica alcanzó su punto álgido cuando la red social de Mark Zuckerberg llegó a censurar hasta la célebre Venus de Willendorf, una escultura del paleolítico. ¿Es ético que un algoritmo pueda decidir si una obra es inmoral? ¿Una nueva corriente puritana nos está conduciendo peligrosamente a un modelo de sociedad donde las máquinas se convertirán en las responsables de establecer los límites de la moral?

Lo cierto es que, como advierte su texto legal – sí, ese que no leemos ninguno – Facebook no permite la publicación de imágenes de desnudos, pero su algoritmo no hace distinciones entre una obra de Picasso, una madre amamantando a su bebé o una escena sadomasoquista.

* La oficina de Turismo de Flandes ridiculiza con esta campaña las políticas de Facebook con respecto a los desnudos femeninos, que han llegado a censurar obras de maestros como Rubens.

Para que se cumpla fielmente esa normativa, el algoritmo de Facebook rastrea concienzudamente la red a la caza y captura de pezones y otras intimidades que sus usuarios más atrevidos hayan podido subir a su perfil. Según el propio Mark Zuckerberg el equipo de “moderadores” de Facebook crecerá en 2018 hasta alcanzar los 7.500 efectivos. Aunque es difícil creer que la labor de este equipo sirva para mucho, dado que la comunidad de Facebook cuenta con más de 2.000 millones de usuarios, lo que significa más o menos la cuarta parte de la humanidad, sí, la cuarta parte de la humanidad. Tal y como publicó “The Guardian” recientemente, los empleados de Facebook confiesan estar desbordados y reconocen contar sólo con unos diez segundos para analizar cada imagen. De todas maneras, sería ingenuo pensar que detrás de esa labor de control siempre hay un ojo humano.

Esta obsesión por las imágenes de contenido sexual contrasta, por ejemplo, con la manga ancha que se demuestra en general por la red a la hora de exhibir armas, tal como señala Javier Gomá, escritor, ensayista y director de la Fundación Juan March, que llega a afirmar en este artículo publicado en ABC que “no hay limitaciones de edad para ver una ametralladora, un tanque o un arma”.

Los criterios de Facebook para censurar imágenes

"Las tres Gracias", del pintor Pedro Pablo Rubens

“Las tres Gracias”, del pintor Pedro Pablo Rubens
Fuente: Wikimedia

Según publica la web Tecnoexplora, todo se reduce a un algoritmo. Los avances desarrollados ya desde hace años en el reconocimiento facial se han empezado a aplicar a otras partes del cuerpo, como los pezones femeninos y los genitales masculinos y femeninos. Esto explica que cuando el algoritmo de Facebook detecta un pezón femenino, inmediatamente elimina esa imagen, se trate de una obra de Rubens o de una fotografía de Helmut Newton. Facebook no hace distinciones.

Esta desproporción es la base de toda la polémica y al menos de momento nos lleva a un punto de difícil retorno. Por otro lado, es probable que los desarrolladores de Facebook ya estén trabajando para optimizar su algoritmo y que pronto nos sorprendan siendo capaces de detectar si la imagen analizada se trata de una pintura barroca, una escultura rupestre o una fotografía pornográfica.

Seguramente más de uno os estáis preguntando ¿Y por qué sólo los pezones femeninos y no los masculinos? Quizás aquí la razón haya que buscarla fuera de Facebook y trasladarla al conjunto de la sociedad. A diario la televisión, el cine o la publicidad se encargan de mostrarnos cuerpos femeninos en actitudes insinuantes. Es evidente que vivimos en una sociedad donde la mujer está cosificada y que el desnudo femenino es un reclamo irresistible. Aquí, seamos sinceros, Facebook no tiene más responsabilidad que cualquier cadena de TV o cualquier productora de cine.

La sociedad no necesita censores, necesita ejemplos

En el artículo publicado en ABC, el escritor y filósofo Javier Gomá afirma que “la ética y el decoro han de instalarse desde el ejemplo y no a través de la censura o la prohibición. Lo que ocurre es que como vivimos en una época postideológica, en la que hay pocas ideas, cuando alguien tiene pocas ideas tiende a ponerse moralizante y vulgar”. Esta interesante conclusión aporta una esclarecedora pista para comprender la auténtica envergadura de la situación. La sociedad no necesita censores, sean algoritmos o seres humanos, necesita ejemplos que muestren conductas dignas de reconocimiento y admiración. ¿Pero quiénes de todos nosotros están legitimados para personificar esas conductas ejemplares? ¿Y quienes además contarán con la difusión necesaria para ser vistos y reconocidos por la sociedad? Mientras encontramos respuestas, nos tememos que el algoritmo de Facebook seguirá censurando pezones y genitales como si le fuera la vida en ello.

inteligencia-artificial-robots-trabajo

¿Te quedarás sin trabajo por culpa de un robot?

Sundar Pichai, el nuevo CEO mundial de Google, afirmó en una conferencia pronunciada a principios de este año en Davos (Suiza), que la Inteligencia Artificial iba a suponer para nuestra sociedad una revolución comparable a lo que significó hace casi un millón de años la invención del fuego. ¿Está cerca el día en que todos seremos sustituidos por robots en nuestros trabajos? 
Leer más

transhumanismo-ciborg

El transhumanismo como teoría para mejorar la vida de los discapacitados

Dentro del transhumanismo; los ciborgs -cada vez más sofisticados y aceptados-, están logrando mayor adaptación de las personas con alguna discapacidad. Leer más

discapacidad-sensorial

Entretenimiento en todos los sentidos

Enciende el televisor y cierra los ojos… ¿qué sientes? ¿Puedes percibir esos bucólicos paisajes de la serie Poldark? Ahora ábrelos, pero pulsa mute en cuanto los diálogos de la película Embarazados comiencen ¿Crees que Paco León es gracioso? Puede que estas preguntas te resulten un tanto “chocantes” pero piénsalo fríamente, hay gente que se encuentra en esta situación. Leer más

accesibilidad-cine-tecnologia

La accesibilidad es un derecho, no un privilegio

Prueba a entender una película sin oír, sin ver. Esta es la situación en la que se encuentran más de 2 millones de personas con discapacidad audiovisual en España, con un acceso limitado al cine y la televisión. Leer más

nanotecnologia

La Tercera Revolución Industrial: Nanotecnología

Continuando con la serie de artículos referidos a la tercera revolución industrial, vamos a tratar en este escrito el segundo área de conocimiento que va a propiciar un cambio de paradigma en múltiples sectores, hablamos en este caso de la nanotecnologíaLeer más

La 3ª revolución industrial: Robótica

4-robotica-mediapost

La transformación que está sufriendo nuestro mundo es una metamorfosis a nivel global que tiene como punto diferenciador con otras evoluciones de nuestras sociedades el breve periodo de tiempo en el que se está produciendo, se habla en un gran número de foros de la tercera revolución industrial.

Se trata de un cambio sin precedentes que genera una gran ansiedad en la sociedad, ya que no sabemos a ciencia cierta cómo será el mundo que nos aguarda en los próximos años, esta ansiedad genera fenómenos de resistencia al cambio y proteccionismo relacionados con muchas de las decisiones de nuestros gobernantes espoleados en muchas ocasiones por el miedo a perder el status quo en el que nos encontramos, fenómenos de desunión como la reciente salida del reino unido de la unión europea pueden ser una consecuencia de la ansiedad a la que me refiero.
Esta tercera revolución industrial está basada en el cambio de paradigma en tres áreas de conocimiento fundamentales en el mundo presente, como son: la robótica, la nanotecnología y la genética, en el presente artículo nos centraremos en analizar los avances que en el campo de la robótica se están produciendo a día de hoy.

El 9 de Marzo de 2016 AlphaGo ganó la primera partida de su enfrentamiento contra Lee Sedol, uno de los mejores jugadores del mundo de Go (juego de tablero estratégico cuya estrategia es extremadamente compleja), AlphaGo es un programa informático basado en inteligencia artificial que ha sido entrenado mediante técnicas de “Machine Learning” y que tiene la capacidad aprender de sus errores jugando partidas contra sí mismo o contra versiones más o menos avanzadas de sí mismo. La victoria final de AlphaGo por 4-1 se considera uno de los hitos en el campo de la inteligencia artificial más importante de los últimos años. Este tipo de inteligencia artificial es la que en definitiva nos va a ayudar a tomar decisiones en diversos ámbitos de nuestra realidad y del mismo modo dará “vida” a los robots que nos asistirán en los diversos ambientes de nuestras vidas.

4-robotica-mediapost-2

Más allá del espectáculo mediático que supuso la victoria de la inteligencia artificial en la partida de Go, desde Google ya están aprovechando la misma tecnología, para por ejemplo, ahorrar cientos de miles de dólares y muchas emisiones de CO2, controlando más de 150 parámetros en cada uno de los servidores de sus grandes centros de datos, la inteligencia artificial tiene la capacidad de aprender la forma óptima de suministrar energía a los diversos equipos tecnológicos desplegados los cuales soportan la nube de computación sobre la que se apoya el gigante tecnológico, al mismo tiempo que ahorra un gran número de emisiones en forma de energía no consumida. Otro ejemplo de nuestro presente de una aplicación real de la robótica y la inteligencia artificial son los vehículos con conducción asistida de Tesla, tristemente famosos en los últimos tiempos, por el fallecimiento de un ser humano mientras utilizaba el mal llamado piloto automático, este tipo de asistencias robóticas son capaces de tomar decisiones en milisegundos y aprender del resultado de sus acciones analizando en profundidad cada parámetro implicado. De un modo u otro, está cerca el día, en que una máquina tenga que tomar una decisión comprometida, ¿debería estar programada para matar a sus ocupantes con el objetivo de salvar a un número de personas mayor?

Este tipo de consideraciones ya se están realizando desde hace tiempo desde dentro de la industria que da soporte a la inteligencia artificial. Satya Nadella, CEO de Microsoft, ha escrito un interesante artículo sobre como las máquinas y la humanidad pueden trabajar juntos con el objetivo común de conseguir un mundo mejor venciendo a las enfermedades, la ignorancia y la pobreza. Nadella propone una serie de principios y objetivos que como industria y sociedad debemos discutir y debatir en profundidad, de tal modo, que la industria tecnológica, no dicte en exclusiva los valores y virtudes de este futuro, Nadella expone que la inteligencia artificial debe estar diseñada para asistir a la humanidad, debe ser transparente, debe maximizar la eficiencia sin destruir la dignidad de las personas, debe estar diseñada preservar la privacidad y debe proteger contra los prejuicios. Los principios expuestos por Satya Nadella podrían parecer una versión de hoy en día de las leyes de la robótica expuestas en 1942, en las novelas de ciencia ficción de Isaac Asimov, sin embargo, se trata de reflexiones que afectan directamente a nuestro presente y a nuestras interacciones con nuestro entorno en nuestro futuro más cercano.
No puedo dejar de pensar en las capacidades que esta nueva era tecnológica pone a nuestra disposición, permitiéndonos conseguir hitos que hace unos pocos años eran sencillamente inalcanzables.

Artículo escrito por Marcos Rojo, responsable de Innovación y Tecnología de Mediapost Group
Publicado en el nº 11 de la revista Ideas Imprescindibles