repair-cafes-alargascencia

Alargascencia programada, la respuesta al hiperconsumismo

repair-cafes-alargascencia-sostenibilidad

Imagen extraída del Facebook de Repair Café International

La alargascencia programada es un movimiento social que lucha contra la llamada “obsolescencia programada”, la programación del fin de vida útil de los productos que obliga a los consumidores a aumentar su frecuencia de consumo. La alargascencia programada es un neologismo acuñado por la ONG ecologista Amigos de la Tierra, que lo utilizó por primera vez en 2015 con motivo del lanzamiento de una campaña que se basaba sobre todo en la creación de un directorio de empresas que se dedicaban a reparar, a compartir, a alquilar o a intercambiar productos. El directorio de empresas impulsado por Amigos de la Tierra ha alcanzado actualmente las 1.000 empresas cuya actividad se centra en actividades como la reparación de artículos, la venta de segunda mano o el alquiler.

Desde entonces, el concepto de “alargascencia programada” se ha ido extendiendo por toda España, coincidiendo también con diversas corrientes sociales que combaten por todo el mundo el consumismo desaforado, que reivindican la ampliación del ciclo de vida de los productos que adquirimos y que fomentan el consumo colaborativo.

La alargascencia programada, un concepto en línea con el activismo ecologista mundial

La “alargascencia programada” se sitúa en línea con tendencias ecologistas como el anticonsumismo, el decrecimiento económico o el friganismo, que promueven una economía sostenible y respetuosa con los recursos naturales del planeta, a través de la reducción, la reutilización y el reciclaje de los productos de consumo. La “alargascencia programada” promueve la ampliación de la vida útil de los productos, sin caer en la tentación injustificada de cambiarlos precipitadamente, contribuyendo a ese círculo vicioso de comprar, usar pocas veces y tirar. Esa espiral perversa está poniendo en peligro los recursos naturales del planeta y está llevando a la humanidad a un destino impredecible.

repair-cafes-sostenibilidad

Imagen extraída del Facebook de Repair Café International

La “alargescencia programada”, junto al resto de tendencias ecologistas que promueven un consumo consciente y responsable, sugieren numerosas alternativas a los consumidores para alargar la vida de los productos y para optimizar la utilización de los recursos naturales. Tendencias como el carsharing (alquilar coche por horas o días), el ridesharing (compartir trayectos) o el coworking (compartir oficina) se suman a numerosas iniciativas como el alquiler de bicicletas o patinetes urbanos. Además, cada vez son más numerosas las aplicaciones que promueven la venta de productos de segunda mano como wallapop, vibbo, letgo o chicfy.

Sin duda, unas veces por iniciativas ecologistas y otras por razones puramente prácticas, estamos asistiendo al nacimiento de una nueva economía más colaborativa, más social y más sostenible, donde las personas están practicando más que nunca la reutilización o el reciclaje, contribuyendo así a alargar la vida útil de los productos.

Repair cafés, lugares donde se reparan y recuperan objetos

Dentro de esta corriente anticonsumista y como respuesta al hábito de usar y tirar, en 2010 nació en Amsterdam la Repair Café Foundation. El objetivo de su impulsora, Martine Postma, es doble: por un lado, pretende recuperar la costumbre de reparar los aparatos estropeados en vez de tirarlos a la primera de cambio; y por otro, quiere fomentar la cohesión social entre vecinos con diferentes orígenes e intereses mediante la celebración de reuniones inspiradoras y divertidas. El alma de estos cafés suelen ser voluntarios de edad avanzada que dedican sus habilidades técnicas a arreglar gratuitamente aparatos a sus vecinos. Su recompensa reside en disfrutar recuperando para sus vecinos aparatos que pertenecieron a sus padres, mientras charlan animadamente tomándose un café.

Los Repair Cafés se han convertido ya en un movimiento a escala mundial. Desde Holanda, los Repair Cafés se han ido extendiendo por numerosas ciudades de Bélgica, Alemania, Francia, Reino Unido, Estados Unidos, India o Japón. En España, diez años después de la inauguración del primer Repair Café en Amsterdam, existen varios Repair Cafés, sobre todo en ciudades como Madrid y Barcelona. Uno de los más frecuentados es el Repair Café Madrid, ubicado en MediaLab Prado. Todos los sábados, entre las 18:00 y las 22:00 horas, se reúnen vecinos del barrio de Atocha para recuperar la reparación de aparatos estropeados en nuestra sociedad al tiempo que pasan un buen rato.

Greta-Thunberg-ONU

Greta Thunberg, la adolescente que lidera la lucha contra el cambio climático

Greta-Thunberg-cambio-climatico

Imagen extraída del perfil de Facebook de Greta Thunberg: facebook.com/gretathunbergswede

Greta Thunberg es una activista sueca de 16 años que desde hace varios meses se sienta todos los viernes frente al parlamento de su país para protestar por la inacción de los gobiernos mundiales frente al cambio climático. Esta adolescente, diagnosticada con TDAH (Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad), de mirada penetrante y voluntad de hierro, tímida pero de convicciones firmes, ha conseguido en la lucha contra el cambio climático lo que ninguna institución política ni ninguna ONG había conseguido hasta ahora: movilizar a millones de jóvenes y adolescentes de todo el mundo. Leer más

economia-rosquilla-crecimiento-economico

La “Economía rosquilla”: ¿Somos adictos al crecimiento económico?

La “Economía rosquilla” es un nombre muy singular que define un reto muy serio. Se trata de una teoría formulada por la economista británica Kate Raworth (Londres, 1970) que alerta sobre la necesidad de afrontar los retos sociales y económicos del siglo XXI con una mentalidad completamente diferente. Leer más

energia-nuclear-ecologismo

Ecologismo atómico: ¿La energía nuclear es el futuro?

energia-nuclear-cambio-climatico

Los trágicos accidentes de Chernobyl (1986) y Fukushima (2011) parecieron marcar el fin de los programas nucleares en el mundo. Sin embargo, en la actualidad más de cuatrocientas centrales nucleares siguen funcionando a pleno rendimiento a lo largo y ancho del planeta y en los últimos años han surgido voces autorizadas que defienden la energía nuclear como la única fuente energética capaz de luchar contra el cambio climático. Leer más

Un planeta de “usar y tirar”

plasticos-oceanos-sostenibilidad

Hasta 100.000 toneladas de plástico desembocan en las costas europeas cada año. Los plásticos de un solo uso son parte crucial del problema. En 2017, se generaron 46 billones de botellas de agua, 16 billones de vasos de café y 36 billones de pajitas, según el informe de Seas at Risk (organización europea por la protección y restauración del ecosistema marino). Una cantidad alarmante de desechos plásticos de un solo uso que podrían haberse evitado. La gestión de los residuos plásticos es uno de los grandes desafíos medioambientales a los que se enfrenta el mundo. Leer más

energias-renovables

Cómo no perderse por el mundo de las energías renovables

principales tipos de energías renovables

En estos tiempos de lucha contra el cambio climático todo el mundo habla de energías renovables. Son sin duda la alternativa más limpia para el medio ambiente. ¿Pero en qué consisten exactamente? ¿Y qué tipos de energías renovables están disponibles en la actualidad?

Leer más

Plogging: correr para cuidar el medio ambiente

¿Qué pasa cuando el respeto por el medio ambiente se une con la pasión por el deporte? El resultado se llama “plogging” y ya lo practican miles de personas en todo el mundo. El “plogging” surgió en Estocolmo en 2016 y consiste básicamente en correr, hasta ahí nada inusual, sólo que mientras corres debes recoger toda la basura que vayas encontrando a tu paso. El origen de la palabra “plogging” hay que buscarlo en el término sueco “plogga”, que a su vez surgió de fusionar los verbos “plocka” (recoger) y “jogga” (correr).

Después de ganar numerosos adeptos en Suecia, la práctica del “plogging” se extendió pronto a Finlandia, Noruega y Dinamarca, más tarde al resto de países europeos, y posteriormente a Estados Unidos. En la actualidad más de 20.000 personas de más de 100 países practican con frecuencia el plogging y el número no para de aumentar.

Los ploggers aseguran que la práctica de este singular deporte supone un ejercicio muy completo, ya que quema un alto número de calorías (entre 240 y 360 calorías cada 20 minutos), debido sobre todo a que exige constantes movimientos de brazos y sentadillas. Además, mejora y refuerza la resistencia, la coordinación, la salud caridiovascular, la capacidad pulmonar y la velocidad.

Muchos ploggers publican fotos en Instagram mostrando imágenes de sus carreras con el hastag #plogging. En sus fotos puede verse el estado final de las calles tras su paso, limpias de basura y desperdicios.

El “plogging” se ha convertido en un nuevo símbolo del movimiento ecologista mundial y demuestra que el cuidado del medio ambiente puede ejercerse de formas muy variadas.

No es casual que el “plogging” haya surgido en Suecia. El país nórdico es un ejemplo de respeto por el medio ambiente, de hecho, en Suecia se recicla el 99% de la basura e incluso compran desperdicios a otros países para generar energía. En Suecia se abrió el primer centro comercial de productos reciclados y el gobierno sueco subvenciona a los ciudadanos las reparaciones de sus viejos electrodomésticos.

plogging-instagram

El “plogging” no es competitivo, sus adeptos sólo buscan dos objetivos: mantener el buen tono físico y eliminar la basura de las calles. Sin embargo, la mayoría de los ploggers consideran las fotos que publican en sus redes sociales un suculento botín.

En España el plogging se practica de forma minoritaria, pero cada vez son más los corredores españoles que se calzan las zapatillas para salir a la caza y captura de desperdicios callejeros.

plogging-instagram

Sobre la técnica de recogida de basura, los ploggers más experimentados recomiendan realizar dos tipos de ejercicios para mejorar el rendimiento en carrera: la recogida a peso muerto a una pierna y la recogida en sentadilla de sumo. También aconsejan cambiar constantemente la bolsa de brazo para evitar contracturas.

plogging-instagram

En las redes sociales el “plogging” tiene también tiene una legión de seguidores. Bajo la marca “plogga” en esta página (https://spark.adobe.com/page/JjtHQYm7ijmVg/ ) podrás encontrar una gran cantidad de información, eso sí está en sueco. También son muy activas sus redes sociales, donde los ploggers publican sus carreras y se citan para correr en grupo. De esta manera el “plogging” se ha convertido también en una forma muy sana y ecológica de conocer gente.

Así que ya sabes, si quieres contribuir a preservar el medio ambiente y de paso quemar unas cuantas calorías, cálzate tus zapatillas, coge una bolsa de basura vacía y sal a correr. Tu salud y el planeta te lo agradecerán.

reciclaje

Cómo reciclar bien y no morir en el intento

Reciclar se ha convertido en un gesto habitual para decenas de miles de españoles. Sin embargo, cuando nos encontramos ante los contenedores de colores a la mayoría nos asaltan dudas con frecuencia. ¿Dónde se debe tirar el papel de aluminio? ¿Y las latas de conserva? ¿Y una bombilla? Que no cunda el pánico. Hemos preparado este post, que incluye una completa infografía que puedes descargarte y tenerla siempre a mano, para que nadie sucumba a las dudas y podamos todos cumplir correctamente con nuestras obligaciones.  Leer más

Plastic Attack: ¿Plásticos? No, gracias

La producción de plástico en el mundo se ha disparado en los últimos 50 años. Sólo entre 2002 y 2013 aumentó un 50%, pasando de 204 millones de toneladas en 2002 a 299 millones de toneladas en 2013. Y según estudios realizados por Greenpeace, en el año 2020 la producción de plástico alcanzará los 500 millones de toneladas anuales, lo que significará un 900% más que en el año 1980. Si una simple bolsa de plástico tarda en biodegradarse entre cinco y 950 años, y la mayoría acaban en el mar, el panorama para el futuro del planeta es desolador. 

Muere una ballena en Tailandia después de ingerir 80 toneladas de plástico

 

Ante estas dramáticas expectativas cada vez son más las voces en todo el mundo que exigen medidas urgentes para frenar el consumo desmedido de plástico. Con esta misión ha nacido el movimiento “Plastic Attack”, una iniciativa cuyo objetivo es la reducción del plástico en el envasado de productos. Sus simpatizantes, a la salida de los supermercados, arrancan los envases innecesarios de los productos que acaban de comprar y los amontonan en carros. De esa forma escenifican su protesta y responsabilizan a los supermercados del uso abusivo de plástico. En los últimos meses hemos visto acciones de estos activistas en ciudades de Francia, Bélgica o Reino Unido, y en España, ya se han registrado varios ataques en Madrid, Euskadi y Cataluña.

Keynsham (Inglaterra), el primer Plastic Attack en el mundo

 

El 27 de marzo de 2018 la BBC se hizo eco del primer plastic attack 

El primer “plastic attack” del que se tiene noticia sucedió el 26 de marzo de 2018 en Keynsham, una ciudad del sur de Inglaterra, situada entre Bath y Bristol. Ese día un grupo de unos 25 clientes de un supermercado de la cadena Tesco se pusieron de acuerdo para retirar los envoltorios de los productos que acababan de comprar y los depositaron en cajas, que se fueron amontonando en la puerta del supermercado. El impulsor de la protesta se llamaba Tony Mitchell y transmitió su protesta al gerente del supermercado, que aseguró que iba a trasladársela a sus superiores. Días después, altos responsables de Tesco declararon que iban a reducir el uso de envases de plástico en sus supermercados, y que se comprometieron a convertir todos sus envases en reciclables para el año 2025.

Plastic Attack en Amsterdam

El movimiento Plastic Attack en España

A raíz del suceso de Keynsham, comenzaron a surgir nuevos “plastic attacks” en otras ciudades europeas. En España la asociación Nasti de Plastic abandera este movimiento. Este colectivo ubicado en la Sierra de Madrid incluye en su página web consejos, noticias y vídeos que ayudan a conocer la esencia de este movimiento. Sus integrantes alertan de la necesidad de tomar conciencia de cada plástico que llega a nuestros hogares y nos piden elegir productos mínimamente empaquetados, y si es posible, de origen local. Asimismo nos recomiendan que cuando hagamos la compra, rechacemos las bolsas y aprovechemos para comentar que estás en contra del uso de plástico y sugieren otras alternativas, como productos a granel, envasados biodegradables o retornables, y sistemas de devolución de envases. En la página de Nasti de Plastic puede leerse que todos los interesados en realizar un “plastic attack” deben procurar realizar acciones alegres y cívicas, sin violencia y con absoluto respeto a los empleados de los supermercados. También sugieren hacer fotos y grabar vídeos de sus ataques para compartirlos en las redes sociales e intentar crear una corriente expansiva que acabe frenando el uso desmedido de plástico en el mundo.

Plastic Attack en Oslo

El consumo de plástico en el mundo

Según Greenpeace, China es en la actualidad el mayor productor de plásticos del mundo, seguido de Europa, Norteamérica y el resto de Asia. Y en Europa, más de dos tercios de la demanda de plásticos se concentra en cinco países: Alemania (24,9%), Italia (14,3%), Francia (9,6%), Reino Unido (7,7%) y España (7,4%). 

Aunque existen muchos tipos de plásticos en el mercado mundial, hay siete grupos principales:

  • PET (Polietileno tereftalato) – Botellas de bebida, botellas de agua, envases de aceite
  • LDPE (Polietileno de baja densidad) – bolsas de supermercado, implementos de aseo
  • HDPE (Polietileno de alta densidad) – Envases de leche, detergentes, aceite para motor, contenedores de basura, botellas de detergente
  • PVC (Cloruro de polivinilo) – Tubos y cañerías, cables eléctricos, envases de detergentes, ventanas, válvulas   
  • PP (Polipropileno) – recipientes para yogures, sorbetes, tapones de botella.
  • PS (Poliestireno) tazas desechables, bandejas, bolsas.
  • Otros – generalmente indica que es una mezcla de varios tipos de plásticos – botellas de ketchup, platos para hornos de microondas

Recientemente la Unión Europea ha establecido como objetivo para los países miembros que los gobiernos garanticen que para finales de 2019 sus países no consuman más de 90 bolsas por persona y año. Y el objetivo es aún más ambicioso: para el año 2025 se han propuesto reducir esa cifra a 40 bolsas. 

En la actualidad, los países de la UE muestran cifras de consumo de bolsas de plástico muy dispares. Por ejemplo, en Irlanda el consumo se ha reducido a sólo 18 bolsas por persona y año, mientras que en Grecia la cifra asciende a 269 bolsas y en Bulgaria supera las 421 bolsas. En España el consumo es de 180 por persona y año. 

Plastic Attack en Viena

colmena-consumo-local

“¡La Colmena Que Dice Sí!”, una iniciativa de consumo local que une a consumidores con productores

¿Quieres comprar alimentos de temporada a productores locales? ¿Quieres consumir productos de la máxima calidad? “¡La Colmena Que Dice Sí!” es el nombre de una plataforma web que conecta consumidores con productores locales a través de la creación de comunidades de consumo llamadas “Colmenas”. Zuriñe Sáez de Viteri es la Country Manager de “¡La Colmena Que Dice Sí!” y hemos tenido la oportunidad de entrevistarla para que nos explique con detalle en qué consiste esta interesante iniciativa.
Leer más