La soledad en las grandes ciudades, la enfermedad del siglo XXI

 

La soledad se está convirtiendo en una terrible plaga que azota la sociedad contemporánea. En España casi dos millones de ancianos viven solos, y numerosos estudios demuestran que los ancianos que viven solos presentan una peor salud y una mayor insatisfacción vital.

Sin embargo la soledad no sólo afecta a los ancianos, cada vez son más las personas de otras edades, incluso muy jóvenes, que padecen los efectos de esta epidemia contemporánea. Las jornadas laborales interminables, las enormes distancias y los múltiples compromisos nos aíslan de nuestros semejantes y dificultan las relaciones interpersonales. En las grandes ciudades muchos de nosotros no conocemos ni siquiera a nuestros vecinos. En plena era de la hiperconexión digital las personas con las que vivimos puerta con puerta suelen ser unos completos desconocidos. Cada vez son más frecuentes las noticias de ancianos que aparecen muertos en sus viviendas, completamente solos, días o incluso semanas después de su fallecimiento, presas del manto oscuro de la soledad y de la indiferencia de una sociedad cada vez más deshumanizada e insensible.

 

 

Casi un 20% de los españoles afirma sentirse solos

Sentirse solo es una sensación angustiosa. Todos necesitamos compartir nuestro tiempo con alguien, ser escuchados y sentir que importamos a alguien. En España se calcula que más de 4 millones y medio de personas se sienten solas de manera habitual, es decir, un 8% de la población total. Según datos del Ayuntamiento de Madrid, un 19,5% de los españoles viven solos, y de ellos el 40,5% afirman que lo hacen de forma no deseada. Casi el 10% de los españoles declaran que experimentan la sensación de soledad con mucha frecuencia. El riesgo de sentirse solos es a menudo mayor entre las mujeres, en las personas mayores de 65 años, en las personas de nacionalidad extranjera, en las personas que viven solas y en las personas que no tienen pareja, viudas o separadas. Son datos que sin duda nos deben preocupar y que nos alertan de la envergadura del problema que supone la soledad para millones de personas de todo el mundo, especialmente en las grandes ciudades.

 

Las grandes ciudades, un espacio de soledad para millones de personas

De los 7.000 millones de personas que habitamos el planeta, 450 millones viven en tan solo 28 ciudades, es decir, el 6,4% de la población mundial vive en estas megaurbes. Pero se calcula que para el año 2050 el porcentaje de la población que habitará en las grandes ciudades alcanzará el 66%. Entre esas megaurbes figuran entre otras, Tokio, Guangzhou, Shangai, Yakarta, México D.F., Delhi, Seúl, Karachi, Manila, Londres, Bombay, París, Lagos o Sao Paulo. Estas megaurbes superan en su mayoría los 20 millones de habitantes y en sus calles es prácticamente imposible encontrarse con un amigo, un familiar o un conocido. Pese a estar rodeados de miles de personas, y en plena era de Internet, muchos de sus habitantes suelen vivir aislados, inmersos en sus pensamientos, incomunicados, refugiados en sus móviles, sin relacionarse con otras personas durante días.

En Reino Unido, en 2016 la Comisión Jo Cox, que debe su nombre a una política laborista que fue asesinada por un ciudadano británico de 52 años perteneciente al grupo neo-nazi National Alliance que gritó “Britain First” mientras la mataba, publicó un Informe sobre la Soledad que alcanzó repercusión mundial. El llamado Informe Jo Cox reveló que la soledad está asociada a la depresión, la ansiedad y la demencia y a ciertas enfermedades cardiovasculares. Según el Informe, la soledad puede “tener las mismas consecuencias para la salud que fumar 15 cigarrillos al día”. Otro dato devastador concluye que en Reino Unido más de 200.000 personas mayores no suelen hablar con nadie durante períodos que superan un mes. A raíz de sus conclusiones, en enero de 2018 la primera ministra Theresa May anunció la creación de un organismo público que se dedicara a atajar el problema de la soledad – el llamado Ministerio de la Soledad -, un problema que afecta ya a más de 9 millones de personas en Reino Unido. Al frente de este organismo Theresa May situó a la joven política conservadora Tracey Crouch.

 

 

La soledad en las grandes ciudades, un problema que deben afrontar tanto instituciones públicas como privadas

El pasado diciembre, el Congreso de los Diputados de nuestro país aprobó una proposición de ley con el objetivo de concienciar a la sociedad sobre el impacto de la soledad crónica. Se trata de una mera declaración de intenciones, de un primer paso en un largo camino, pero algo es algo. Sin duda la soledad es un fenómeno complejo, que debe analizarse desde múltiples ángulos, pero en ningún caso la sociedad debe permanecer de brazos cruzados ante esta epidemia social. La soledad nos afecta a todos y todos debemos combatirla: organismos públicos, empresas, partidos políticos, ongs, sindicatos, asociaciones profesionales, ciudadanos, etc. Sin una estrategia coordinada será imposible acometer todas las acciones que son necesarias para acabar con esta lacra social. Los perfiles de las personas que afirman sentirse solas son muy variados. El aumento de los hogares unipersonales, el descenso de la natalidad, el desempleo, los nuevos modelos familiares, o la tendencia a mantener relaciones menos vinculantes está configurando una nueva sociedad donde la soledad ha encontrado un excelente caldo de cultivo y donde puede manifestarse a través de rostros inesperados. La sensación de soledad no entiende de sexo, edad o clase social, incluso hay casos de niños o adolescentes que padecen soledad crónica y severa, aunque el colectivo más castigado por esta epidemia social son los ancianos, que en muchos casos viven solos sus últimos años y mueren solos.

trashtag-sostenibilidad

“Trashtag Challenge”, el reto viral que está limpiando el planeta de plásticos

El “Trashtag challenge” es un reto que ha triunfado este mes en las redes sociales y que consiste en poner en práctica una acción muy sencilla. Primero se localiza un lugar que esté lleno de basura y se le hace una foto, para a continuación, recoger toda esa basura y hacer otra foto. Ambas fotos se suben juntas a las redes sociales y muestran el antes y el después de la limpieza. Leer más

mujeres-dia-mundial

Día Internacional de la Mujer: ¿Por qué se celebra el 8 de marzo?

En 1975 la Asamblea General de las Naciones Unidas decidió declarar el 8 de marzo el Día Internacional de la Mujer. Desde entonces esa jornada se ha convertido en un símbolo de la lucha de las mujeres en pro de la igualdad, la paz y la justicia. ¿Pero por qué se celebra precisamente el 8 de marzo? Leer más

manipulacion-lenguaje

Manipulación del lenguaje: cuando las palabras las carga el diablo

manipulacion-lenguaje-sociedad

En “1984”, la archiconocida distopía orwelliana, el lenguaje se utilizaba como una poderosa herramienta de control del pensamiento. La “neolengua”, tal y como llamó Orwell al idioma que hablaban los personajes de su obra, servía al régimen totalitario para construir una realidad adecuada a sus intereses ideológicos. Leer más

alimentos-frescos-zelanda

“Alimentos desnudos”, una campaña contra los envases de plástico

alimentos-frescos-envases-plastico

“Alimentos desnudos” (Food in the Nude) es el nombre de una campaña que se ha puesto en marcha en la lejana Nueva Zelanda con un objetivo muy concreto: eliminar los envases de plástico de los productos frescos en los supermercados. La campaña parte de una iniciativa impulsada por una asociación nacional de productores alimenticios que se han comprometido a que para el año 2025 todos los envases de las tiendas sean 100% reutilizables, reciclados o compostables. Leer más

economia-cuidado

La economía del cuidado: ¿amenaza u oportunidad?

economia-cuidado-ancianos

La economía del cuidado” es un término de nuevo cuño que define la actividad económica que se desarrolla en torno a los trabajos vinculados con la salud, el cuidado de niños y niñas, la educación de la primera infancia, los cuidados dirigidos a las personas con discapacidad, a las personas de edad y los cuidados de larga duración. Leer más

Jornaleros digitales: ¿una solución al desempleo o moderna esclavitud?

La Organización Mundial del Trabajo (OIT) ha presentado recientemente el estudio “Trabajar para un futuro más prometedor”, en el que incluye una serie de recomendaciones para afrontar el futuro del trabajo, un futuro marcado por los desafíos demográficos, la robotización, la sostenibilidad y la inteligencia artificial. Leer más

La universidad de los descalzos

Sanjit “Bunker” Roy nació en la región de Bengala (India) en 1945 en el seno una familia muy acomodada. En su infancia y juventud recibió una educación esmerada – curso sus estudios en instituciones elitistas como Dron School y St. Stephen´s College -, que le iba a garantizar con seguridad un brillante futuro como médico, ingeniero o diplomático. Sin embargo, conmocionado por los efectos de la hambruna que sacudió al estado de Bihar en 1965, Sanjit “Bunker” Roy decidió que su vida iba a surcar otros derroteros y abandonó su plácido hogar y su deslumbrante futuro. Quería ayudar a las personas más pobres de su país. Sin donar dinero. Sin realizar labores de caridad. Pero aún no sabía cómo.

 

El nacimiento de la Universidad de los descalzos

Durante un tiempo Sanjit “Bunker” Roy trabajó como peón de albañil en una pequeña empresa que perforaba pozos. Su madre dejó de hablarle y sintió que su hijo había defraudado a su familia. Uno de sus compañeros en la empresa le invitó a pasar unos días en su tierra, Tilonia, una pequeña aldea ubicada en el desierto de Rajastán, al suroeste de Nueva Delhi. Y aquella visita le marcó definitivamente. Sanjit “Bunker” Roy decidió instalarse en esa región y abandonar para siempre la vida privilegiada de su casta brahmán, para vivir junto a los más pobres. Algo había en aquella tierra que estaba enviándole alguna señal.

Su primera idea fue construir una promoción de viviendas que pudieran acoger a algunas de las familias más pobres, pero el proyecto fracasó, sobre todo porque dependía de la presencia de algunos jóvenes estudiantes de arquitectura que venían a ayudar en su tiempo libre. Una mañana, mientras Sanjit “Bunker” Roy charlaba con varios ancianos de la comunidad, se percató de que algunos de ellos tenían sorprendentes conocimientos de construcción. Quedó asombrado con la sabiduría popular que demostraban las personas de aquella miserable aldea. Y entonces se le ocurrió la idea de convertir a esos ancianos en maestros. Ellos enseñarían a los más jóvenes a construir las viviendas.

Así nació en 1972 el Barefoot College o Universidad de los Descalzos, una universidad donde los más humildes, independientemente de su edad, podrían adquirir la formación necesaria para convertirse en ingenieros o dentistas. Sanjit “Bunker” Roy había fundado la primera universidad para pobres del mundo.

 

 

Una universidad donde el maestro es el alumno y el alumno, el profesor

Los ancianos de la aldea sólo le pusieron a Sanjit “Bunker” Roy una condición: no podría traer a la universidad ningún profesor titulado. Eso significaba que los títulos de la Barefoot College o Universidad de los Descalzos nunca iban a ser oficiales, pero a Sanjit “Bunker” Roy no le pareció ningún problema. En palabras del propio Sanjit “Bunker” Roy, “hay que ser un marginado o un fracasado para poder ingresar en esta universidad”. En el fondo Sanjit “Bunker” Roy estaba reinventando el concepto de “profesional” como una combinación de competencias, confianza y fe, y estaba dignificando profesiones como los zahoríes, las parteras o los ensalmadores, cuyos saberes y habilidades son muy valiosos en el mundo rural.

Desde su fundación, la Universidad de los descalzos ha abordado problemas relacionados con la salud, la educación para las mujeres, la electricidad, la energía, el agua potable, el medio ambiente y la justicia social. En la actualidad el Barefoot College o Universidad de los Descalzos cuenta con más de 15 campus en la India y presta una amplia gama de servicios a una población de más de 125.000 personas. Ha formado a cientos de mujeres y hombres, muchos de ellos analfabetos, para que ejerzan como ingenieros solares, artesanos, dentistas y médicos en su comunidad. Sus instalaciones incluyen áreas de residencia, casas de huéspedes, biblioteca, comedor, salas de reunión, teatro al aire libre y hasta un pequeño hospital.

 

Una charla TED que han visto casi 4 millones de personas en todo el mundo

En julio de 2011 Sanjit “Bunker” Roy impartió en Edimburgo una charla TED que se convirtió rápidamente en un éxito viral. A día de hoy registra 3.751.332 visualizaciones, y en esta charla Sanjit “Bunker” Roy explica cómo surgió la idea de crear la Universidad de los descalzos. Su gratitud por haber recibido una educación privilegiada fue la principal razón que le impulsó a renunciar a una vida de grandes comodidades para embarcarse en la aventura de ayudar a los pobres en un país de enormes desigualdades.

La Universidad sigue el estilo de vida y el pensamiento de Mahatma Gandhi, se vive en la universidad, se come en la universidad y se trabaja en la universidad. Los alumnos y los profesores pueden permanecer aquí durante 20 años o irse en cualquier momento. Y nadie puede ganar más de 100 dólares al mes.

Las primeras instalaciones de la Universidad de los descalzos fueron construidas por doce arquitectos “descalzos” que no sabían leer ni escribir. incluso ganaron un prestigioso premio de arquitectura que se concede en India.
Sin duda la Universidad de los descalzos es una muestra de lo que es capaz de conseguir el ser humano y de cómo desafiando la lógica pueden alcanzarse grandes logros que benefician a los más desfavorecidos.

robots-sexuales-futuro-sociedad

Robots sexuales: ¿el sexo del futuro ya está aquí?

robots-sexuales-futuro-sociedad-2La venta de sexbots o robots sexuales se ha disparado en 2018, sobre todo en países como Estados Unidos, Inglaterra y Francia. Se calcula que la industria de la tecnología sexual mueve cada año en el mundo más de 30 billones de dólares y que la venta de sexbots va a aumentar esta cifra. ¿Pero qué son exactamente los sexbots? ¿Y por qué hay personas que llegan a pagar hasta 60.000 dólares por uno?

El cine y la literatura de ciencia ficción ya han explorado el tema de las relaciones sexuales entre seres humanos y robots desde hace muchos años. Películas como “Blade Runner”, “Her” o “Ex-Machina” han profundizado en este controvertido tema, y más recientemente series como la sueca “Real Humans” y su versión angloamericana “Humans” han ahondado más en él. ¿Pero hasta dónde puede llegar el afecto a una máquina? ¿Y llegará un día en que los humanos puedan enamorarse de los robots?

Real Doll, la empresa pionera en la venta de muñecas sexuales

robots-sexuales-futuro-sociedadLa empresa califoniana Real Doll fabrica muñecas sexuales desde 1997 y en 2016 decidió incorporar cabezas robóticas a sus muñecas. Las cabezas, que disponen de una avanzada inteligencia artificial, interactúan con el usuario a través de la voz y se pueden seleccionar diferentes opciones que afectan a su estado de ánimo o a su grado de desinhibición desde una app que se maneja fácilmente desde el móvil o la tablet. Su última creación se llama Harmony y puede comprarse en esta web. Las muñecas de Real Doll están fabricadas con silicona, pueden llegar a pesar más de 45 kilos y son tan realistas que incluso tienen dientes y lengua. Su proceso de fabricación dura entre dos y tres semanas y pueden distribuirse a cualquier lugar del mundo, aunque a veces la lista de espera puede alargarse a seis meses. El grado de personalización llega a tal extremo que el usuario puede elegir la personalidad de su muñeca sexual desde su app, decidiendo por ejemplo si prefiere que su muñeca sea tímida, reservada o extrovertida. Entre las preferencias físicas el usuario también puede personalizar el color de piel, el peinado o el tamaño de los pechos.

Según Matt McMullen, fundador y CEO de Real Doll, “las muñecas robotizadas son mucho más que una fantasía sexual, en realidad son una compañía para muchas personas que se encuentran solas y que tienen problemas para establecer relaciones. Y sólo por eso se merecen una oportunidad”.

Los sexbots plantean nuevos dilemas morales

La inteligencia artificial abre nuevos horizontes a la industria de las muñecas sexuales planteando nuevos dilemas éticos, morales y religiosos. Ya existen psicólogos especializados en sexualidad que defienden el uso de robots sexuales. Es el caso de la psicóloga Laurie Bennet-Cook o de la terapeuta sexual Holly Richmond, ambas afincadas en New Jersey y que se los recomiendan a muchos de sus pacientes. Ambas subrayan los beneficios del uso de estos robots para las personas que presentan dificultades para relacionarse. Sin embargo no son pocas las voces que ya empiezan a alertar de los peligros que se esconden en esta práctica. Kathleen Richardson, profesora de Ética y Cultura de la Robótica y de la Inteligencia Artificial de la Universidad de Monfort en Leicester (Reino Unido), lidera una campaña contra los robots sexuales. Según Richardson, “detrás de los sexbots se oculta la insidiosa idea de que los seres humanos no necesitamos la compañía de otros seres humanos. Los sexbots son una derivación de la pornografía, que se basa en una visión misógina del mundo, donde el hombre es superior a la mujer, y que tiene graves consecuencias reales que todos conocemos, como el maltrato a las mujeres o las violaciones. Los sexbots nos conducirán a un mundo donde los hombres tratarán a las mujeres como objetos”.

Sin embargo, también está aumentando el número de mujeres que adquieren robots con rasgos masculinos, lo que evidencia que el fenómeno no sólo está afectando a los hombres.

La soledad, un grave problema de nuestro tiempo

La soledad aparece como la principal razón que lleva a muchos hombres a adquirir sexbots. Las dificultades para relacionarse, sobre todo a partir de una edad madura, el fracaso de anteriores relaciones, y las largas jornadas laborales convierten a los sexbots en una alternativa sintética que puede cubrir el vacío que deja una mujer “de carne y hueso”. Los clientes de muñecas sexuales suelen ser hombres solitarios, que les cuesta conectar con otras personas, y que ven en las muñecas sexuales la posibilidad de hacer realidad una fantasía sexual. Pero para algunos puede llegar a ser mucho más que eso, convirtiéndose en una compañera que les ayuda a combatir su soledad y en la mayoría de los casos a envejecer. ¿Hacia dónde nos llevará el fenómeno de los sexbots? ¿Vamos hacia un nuevo modelo en las relaciones personales? ¿Y cómo será el sexo en el futuro?

Patinetes eléctricos: ¿Héroes o villanos?

Los patinetes eléctricos han invadido las calles y las aceras de las grandes ciudades. Los atascos, los problemas de aparcamiento y la alta contaminación han convertido a los patinetes eléctricos en una nueva alternativa a los coches y al transporte público. Pero la ausencia de normativas específicas y la falta de formación vial también los pueden convertir en un peligro para los peatones. ¿Qué hacer entonces con ellos?

Leer más