“The Conversation Project” es una iniciativa de un grupo de médicos, sacerdotes y periodistas de Boston que invita a todas las personas a expresar en vida cómo les gustaría morir.

“The Conversation Project”, cuando se trata del final de la vida es importante hablar

“The Conversation Project” cuando se trata del final de la vida es importante hablar

¿Has pensado alguna vez cómo te gustaría morir? ¿Se lo has dicho a un ser querido? ¿O cuando llegue el momento prefieres dejar en manos de otras personas la responsabilidad de tomar las decisiones que afectan al final de tu vida? “The Conversation Project” es una iniciativa de un grupo de médicos, sacerdotes y periodistas de Boston que invita a todas las personas a expresar en vida cómo les gustaría morir. Leer más

minimalismo-consumismo

“Minimalismo”, un documental sobre las cosas importantes

Minimalismo” es un documental protagonizado por Joshua Fields Millburn y Ryan Nicodemus, ideólogos del movimiento minimalista, conferenciantes, administradores de la web theminimalists.com y autores de varios libros. El documental sigue su gira por varias ciudades de Estados Unidos en la que promocionan su último libro – “Everything that remains a memoir” – y difunden su revolucionario mensaje. Leer más

Mindful Leadership: el poder de tu presencia

Parece que el mindfulness se ha puesto de moda, y en este caso más bien diría que se ha convertido en una necesidad. Los tiempos que vivimos son complejos y muy cambiantes y para eso se necesitan nuevas habilidades y competencias, y una de ellas, es el mindfulness. Todos podemos ser líderes de nuestras vidas. Cuando hablamos de líder, nos referimos a toda persona que quiera desarrollar y alcanzar su maestría personal. ¿Y para qué? Es fácil, comprobar que hay más satisfacción cuando eres el capitán del barco de tu vida, en lugar de viajar en un barco que constantemente va a la deriva, sin rumbo claro.

Cuando hablamos de mindful Leadership hablamos de presencia, la habilidad de saber estar en el aquí y en el ahora, de ser consciente de lo que está pasando, de ser capaz de observar sin juicio y tomar las decisiones más adecuadas para ese momento. En la presencia podemos destacar dos componentes principales: “mindset” o la mentalidad y la fisiología, o lenguaje corporal. La mentalidad la componen nuestros pensamientos y sentimientos, y éstos están condicionados por las creencias que subyacen y que los sustentan. La fisiología comprende desde nuestra postura, el movimiento de nuestras manos, de nuestros pies, hasta las expresiones de la cara.

Según ciertos estudios parece que ambos se influyen mutuamente, según son nuestros pensamientos así adoptamos una postura corporal de acuerdo a ellos, pero también ciertas posturas nos predisponen a crear cierto tipo de pensamientos. Un mindful líder, es el que se observa, está atento y se conoce. Conoce la importancia de sus pensamientos, y encuentra espacios cada día para entrenar su mente. ¿Qué quiere decir esto?  En primer lugar ser capaz de parar, desconectar de la actividad cotidiana, y conectar con otra realidad más profunda y silenciosa.

Puedes ponerle diferentes nombres, meditación, mindfulness, reflexión, la práctica consiste en saber dirigir tu atención hacia tu mundo interior, pensamientos, sentimientos y sensaciones para aprender de ellos y observar su impacto en tu vida. De forma que conscientemente puedas decidir si quieres utilizarlos o es mejor utilizar otros alternativos. El mindful líder utiliza su mente para su propósito, tiene foco, intención y sabe educar a su mente para que no se convierta en un generador de distracciones, sino en un creador de posibilidades. Sabe que como todo entrenamiento se necesita de constancia diaria, paciencia y determinación para alcanzar resultados. Por eso incorpora esa práctica de atención plena, de enfoque interior en su día a día como algo esencial para lidiar con los retos diarios.

Por otro lado también gracias a su actitud de toma de conciencia aprende a observar su fisiología, y a utilizarla de forma consciente dándole la forma más necesaria para la situación que se le presenta. El mindful líder sabe que su presencia influye, que su presencia es el primer impacto que van a recibir las personas con las que tiene que tratar.

 

¿Cómo se traduce esto en la práctica?

Por ejemplo antes de una reunión o conversación difícil:

  • Prepara tu mente: visualiza el escenario que vas a afrontar y cuál es el resultado que esperas lograr. Crea los pensamientos adecuados para ese escenario. No lo visualices como un peligro, sino como una situación que te va a ayudar a crecer, a aprender, a mejorar como persona y profesional.
  • Míralo como una oportunidad que te da la vida para seguir avanzando en tu camino hacia la maestría personal.
  • Pon una intención, eso es, como darle un color a tu actitud, “ quiero expresar entusiasmo y pasión por lo que voy a relatar”, “Voy a crear conexión entre los participantes”. La intención da una dirección a tu actitud.
  • Acompáñalo con tu fisiología: Piensa en tu postura, no dejes que tu espalda se encoja, mira hacia el frente, mantén una media sonrisa, no te cierres en tu postura.
  • No te olvide de tu voz, deja que sea un poco más profunda,  dale una cierta modulación, y cambia de velocidad. Evita hablar en un mono tono, eso aburre a los pocos minutos.

Y después de esto, olvídalo todo y sé tu versión más autentica, natural y espontánea. Como dicen algunos expertos en estos temas, “siéntete un poco ridículo” verás que tiene más impacto que el síndrome de “aparentar ser perfecto”. La maestría se alcanza con la práctica, y más práctica y más práctica. Siéntete afortunado si tienes muchas oportunidades para practicar, y si no, búscalas!

No sirve de nada ir a cursos, leer libros, hablar del tema sino hay práctica real. Recuerda tu presencia puede resolver muchas situaciones sin necesidad de gastar tanta energía hablando y discutiendo. Pruébalo, y me envías tus experiencias… ¡Que sigas aprendiendo!

Enrique Simó • Mindfulness y Coaching

Su satisfacción me importa un carajo

Ana y Álvaro salen de casa. Les ha costado levantarse. El viento arrecia. Se dirigen al trabajo. Hay mucho tráfico. Será como otra jornada cualquiera… Pufff

Carmen y Carlos salen de casa. Se han levantado con energía. El viento arrecia. Se dirigen al trabajo. Hay mucho tráfico. Será otra jornada diferente a la anterior… Vamossss.

¿A cuál de estas personas prefieres como miembro de tu equipo? Conozco la respuesta, pero… La realidad es la que es. En España, 7 de cada 10 personas se levantan sin ganas porque dicen sentirse insatisfechas con su trabajo.

Por tanto, tienes dos opciones: mirar hacia otro lado argumentando que la satisfacción de la gente que trabaja contigo te importa un carajo o, por el contrario, actuar.

Si eliges mirar hacia otro lado te voy a pedir dos pequeños favores a cambio: el primero que en unos meses, en uno o dos años, me escribas con la siguiente información: En cuánto han mejorado tus resultados (los tuyos), con cuánto talento cuentas en tu equipo, cuál es el grado de satisfacción y de compromiso de tus colaboradores,…

El segundo, que antes de que te decidas podamos conversar sobre ello. Te pediré que me dejes mostrarte algunos datos sobre tu empresa, sobre tus equipos. Grandes cifras, sin muchos detalles

  • El 69% de las personas de tu equipo dicen no sentirse motivadas en su trabajo
  • El 41% de tu equipo se muestra insatisfecho con el equilibrio de la vida profesional y personal
  • El 37% de tus colaboradores se siente muy estresado en su trabajo
  • El 25% argumenta que su falta de motivación viene provocada por factores de  remuneración.
  • El 19% esgrime como causa, la no retribución/reconocimiento de sus logro.

 

Tú que eres una persona que sabe argumentar muy bien me dirás que eso tiene poca importancia, que según los estudios un 60% de los trabajadores en España no piensa en abandonar su empresa, que la situación tampoco es tan grave, que a poco que se les dé.

Te haré dos preguntas, ¿te puedes permitir el hecho de perder a un 40% de las personas de tu equipo? Por otra parte, el hecho de que el 60% no digan que no quieren marcharse de la empresa, ¿significa que están comprometidos con tus objetivos?

Me dirás que eso se soluciona con un incentivo por cumplimiento de objetivos. Que así conseguirás que se comprometan.

Te preguntaré si los salarios de tus colaboradores  están en función de sus responsabilidades.

Me responderás que pagas adecuadamente a tu equipo. Que ganan lo suficiente. Que están comprometidos con los objetivos y que pagas unos variables a final de año.

No lo pondré en duda, pero te daré otro dato: El 44% de las personas que trabajan contigo basan su compromiso en el temor a perder su trabajo. Te invitaré a que pruebes a escuchar a otras personas a expertos en la materia. Puede que te diga algunos nombres como Daniel Pink o Simon Sinek. Te diré que no siempre el incentivo funciona, que existen otras vías.

Argumentarás que todos estos son gurús que aportan cosas que luego no se pueden implantar. Que están muy lejos de la realidad.

Te diré que si analizaras los datos te darías cuenta de que con tu experiencia y tus conocimientos, esta labor no es tan complicada. Que tienes que trabajar en mejorar el clima laboral porque el 41% de las personas que trabajan contigo es lo que más valoran, que dejes que tu equipo aporte ideas porque un 28% lo consideran importante para estar satisfechos en su trabajo. Que en parte tienes razón porque un 16% de las personas de tu equipo valoran que se les reconozcan los logros, pero también otras cosas, como un trabajo desafiante, un líder motivador o posibilidades de crecer.

Me mirarás pensativo

Y aprovecharé tu silencio para pedirte que te respondas a esta pregunta: ¿Qué tipo de personas quieres que trabajen en tu equipo?

Me responderás:

  • Personas que aporten un alto nivel de contribución al negocio
  • Personas que vivan la empresa, que encarnen sus valores
  • Personas que sean un ejemplo a seguir
  • Personas que sean capaces de crear y mantener un buen clima

Y te convencerás porque realmente eres un@ LÍDER. Y te diré que va a ser una tarea que te va a llevar mucho tiempo y que te supondrá muchas frustraciones, pero que al final lograrás tres cosas:

  1. Que Ana y Álvaro lleguen a levantarse con ganas y hacer cada jornada diferente
  2. Que Carmen y Carlos nunca pierdan esa energía
  3. Tener cuatro colaboradores que vienen enchufados de su casa

Puede que al final tengas tus dudas y me digas que por mucho que tú hagas es difícil que estas cuatro personas vengan del todo enchufadas de casa porque no todo depende de ti, que hay factores externos que les afectan.

Te daré la razón pero te pediré que para todo esto obviemos los aspectos macro como la situación política, la falta de fe en el futuro del país, la corrupción, la precariedad del empleo… porque el 100% de tus colaboradores se muestran más confiados en tu proyecto que en los de su país.

 

Juanjo Valle-Inclán • Responsable de Personas y Valores • Mediapost Group

Recogemos todo lo que sembramos

Ocasionalmente leemos en las noticias que un barrendero o un taxista encuentra un sobre con mucho dinero y lo entrega a las autoridades. Las cantidades son a veces millonarias, en términos absolutos y no digamos en relación con el salario del que entrega ese dinero.

También somos testigos cada día de millones de actos nobles y solidarios en el mundo, muchos de ellos anónimos. Personas que dan y se dan haciendo buenas todas las enseñanzas que recuerdan al hombre su dimensión más elevada.

Frente a este tipo de personas, están las que todo lo quieren para ellas, las que acaparan, las que roban y las que mienten. Son también muy numerosas y las hay en todos los ámbitos. Ese robo puede ser físico pero también emocional.

La ley del karma que se explica en las enseñanzas orientales, y que en Occidente es la ley de la causa y el efecto, es inapelable y al final del día recogemos lo que sembramos. A veces la cosecha se recoge muy pronto. Otras veces tarda más, y parece que ciertas conductas como la mentira, el engaño y la indignidad no pasan factura a sus protagonistas.

Pero realmente sí pasan factura. Dice Aïvanhov que todo queda inscrito en el Libro de la Vida. Y el ser humano ha recibido un gran regalo: el libre albedrío. El libre albedrío nos permite intentar vivir en dignidad o en indignidad, en verdad o en mentira. A veces las fronteras parecen borrosas, pero la mayoría de las veces están muy diáfanas. Cada uno de nosotros puede mirar dentro y también a su vida pasada para intentar cuantificar su saldo neto entre unas y otras, y actuar en consecuencia a partir de entonces. Porque otro de los milagros de la vida es que cada mañana nos da una nueva oportunidad para caminar erguidos e intentar hacer bueno aquello que hemos aprendido, incluso a través del tropiezo. Las caídas son grandes oportunidades: “se cayó del caballo y despertó”. Borges lo explica muy bellamente en su cuento “Funes el Memorioso”.

El Libro de la Vida, decíamos, toma nota de todo. Están los que insisten en sembrar dignidad y verdad. En cada pequeña cosa y por extensión en las grandes. Son la sal de la tierra. Son muchos, en los cinco continentes. Son un gran ejército, que nos llama. Su arma es la verdad y la nobleza. Esos seres son la gran esperanza.

En el Libro de la Vida, tantas veces se nos recuerda, todo queda inscrito.

 

Joaquín Tamames • Administrador Palacio de Hielo S.A. La Nevera

Aquí tienes todas las respuestas

¿Quizá todo lo que he olvidado sea lo que más me beneficia ahora en mi vida? ¿Quizá muchas de las cosas que aprendí en el pasado ya no me funcionan en el presente? y ¿quizá mucho de lo que hoy en día “creo” no me acompaña para hacerme feliz sino para protegerme?

¿A lo mejor si recorriéramos nuestra vida hasta un momento en el que nos sintamos plena y absolutamente felices llegaríamos a la infancia? ¿Era ese el momento de nuestra vida en el que menos recursos teníamos y más vulnerables parecíamos? ¿Los niños que algún día fuimos no salían siempre adelante, se peleaban, lloraban, se equivocaban casi cada día, discutían a gritos, magullaban sus rodillas, se hacían heridas, se enfrentaban en cada momento a la mayor de las incertidumbres, casi no sabían caminar, se les caían los dientes, se les quedaba pequeña la ropa, no sabían atarse sus cordones, les daban de comer, actuaban, luchaban por lo que querían, costase lo que costase y prácticamente todos los días se enfrentaban a una nueva experiencia por primera vez? ¿Acaso no eran felices? ¿Cuándo fue la última vez que hiciste algo por primera vez?

¿Es posible que fuéramos inmensamente felices sin saberlo?, ¿sin preguntarnos cómo o por qué?; ¿quizá simplemente éramos, lo que quiera que fuéramos y algo en el camino de nuestro desarrollo fuimos olvidando hasta el momento actual? ¿Puede que no hiciera falta hacer nada, simplemente dejarse llevar, fluir, disfrutar, sonreír y aprender de cada situación a la que nos enfrentábamos? ¿Y si nos diésemos cuenta de que nacimos libres de miedos y poco a poco se los fuimos comprando de los demás? ¿de nuestros padres?, ¿de nuestro entorno familiar?, ¿de nuestra sociedad?, ¿nos creamos los nuestros propios quizá?

¿Será que el miedo es necesario para protegernos? ¿Pero de qué? ¿De quién? ¿Alguna vez has mirado de frente a tu miedo y le has preguntado: “¿qué estás protegiendo, miedo?”? ¿Y si pruebas?, ¿puede que te sorprendiera la respuesta? ¿Y si muchos de estos miedos ya no protegen nada, solo nos limitan? ¿Y si otros de estos miedos llevan tanto tiempo con nosotros que se han hecho grandes muros de protección que en algunos casos aprietan tanto lo que protegen que finalmente lo asfixian, lo estrangulan? ¿Puede que los miedos protejan lo que amamos y a veces demasiado; tanto que lo perdemos, por el miedo a perderlo? ¿Podría ser que el temor fuera lo contrario al amor y que temer fuera lo contrario a amar? ¿Y si todo lo que se aleje de la capacidad de “dejar ser” no fuera amor, sino alguna forma de apego?

¿Y si te dijera que la palabra Amor viene de amort, y que significa hacia la muerte o hasta la muerte? ¿Y si realmente eso fuera amar, sin medida, sin tiempo, sin cuerpo? ¿Y si el amor en su máxima intensidad se transformara en la Paz, en la paz con nosotros mismos, paz con las personas que elegimos a nuestro lado, la paz con el mundo; la Paz?

¿Quizá nos hacemos demasiadas preguntas? ¿Pasaremos demasiado tiempo en el mundo de la mente y poco en el de los sentidos? ¿ Y si en el pasado, presente y futuro, solo hay uno de ellos que es tangible, posible y vivible? ¿Existe tristeza en el atardecer, en la gota de lluvia sobre la frente, en el horizonte del mar, en el olor a hierba mojada, en la caricia que eriza la piel, en el fa sostenido de un piano de cola, en lo salado en la punta de la lengua o en la textura de la arena bajo la planta de nuestros pies?

¿Has estado triste? ¿Cómo lo sabes? ¿Cómo sabes que eso es tristeza? ¿Necesitas quizá saber cómo te sientes cuando estás alegre? ¿Y si necesitamos de la tristeza para medir nuestra alegría? ¿Por qué creemos que estar triste es algo malo? ¿Por qué tratamos de salir rápidamente de nuestra tristeza sin aprender nada? ¿Y si te dijera que es la emoción de la que más se aprende? ¿Y si fuera necesaria? ¿Crees en el equilibrio?

¿Y si comenzamos de nuevo? ¿Y si nos dejamos de creer el cuento que nos contamos o el que nos contaron? ¿Y si dejamos de ser infelices, guapos, feos, tristes, inútiles, pobres o desgraciados? ¿y si simplemente somos y dejamos los juicios para otros? ¿Te has preguntado alguna vez para que estás aquí? ¿Y si tuvieras otra oportunidad que harías? ¿Y si pudieras hacer algo hoy que harías? ¿Y por qué no lo haces?

¿Eres feliz?

La vida es una pregunta; elige bien tus respuestas.

 

Carlos García-Almonacid Gutiérrez • Coach, formador y speaker

regalo-jon

El Regalo de Jon

Jon descubrió hace solo unas semanas que un cáncer de páncreas, encontrado casi por casualidad y sin ningún síntoma aparente hasta entonces, terminaría con su vivencia terrenal.

Jon, durante su vida profesional fue cardiólogo y en su tiempo libre gran estudioso de la religión. Siempre buscando con gran entusiasmo los vínculos entre la ciencia y la religión. Leer más

conciencia-ayuda

Una conciencia tranquila

Leo con tranquilidad un pequeño libro, “Inspirador”, se indica en su portada. Es un regalo, lo cual me hace saborearlo más, si cabe. Está escrito por una persona cuyas ideas han conquistado mi corazón. Pero lo importante, no es que Simon Sinek sea el autor, sino el hecho de llegar a la página 131. Leer más

conciencia-ansiedad

Pensamientos noctámbulos

La otra noche buscando información para un relato que estoy escribiendo, me tropecé con un extracto de un informe publicado en el año 1956 por la Academia de Medicina de Nueva York. Dicho extracto empezaba con una frase así: “La ansiedad y la tensión parecen abundar en la cultura moderna, y la tendencia actual es huir de los aspectos desagradables de su impacto”. Me llamó tanto la atención, ¿ya en 1956 se decía esto?, que la copié en mi block de notas. Mi mente empezó a divagar. He de decir que estaba a punto de dormirme. Divagué sobre un paradigma: vivimos en una sociedad en constante huida. Y divagué aún más con frases lapidarias tales como. Huimos cuando nos quejamos constantemente de nuestro trabajo, de nuestro jefe, de nuestros clientes. Huimos cuando nos enfadamos con el conductor del autobús porque ha tardado mucho en llegar. Huimos cuando preferimos que nuestros hijos jueguen con el móvil en lugar de compartir juegos con ellos. Huimos cuando miramos para otro lado cuando se nos pide ayuda. Huimos cuando nos encendemos un cigarrito o nos tomamos una copa para evadirnos. Huimos cuando gastamos más de lo que tenemos… Entonces Morfeo, se apoderó de mí. Leer más

yoga-beneficios

Yoga: armonía entre cuerpo, respiración y mente

En los últimos años el yoga se ha puesto de moda en el mundo occidental. El motivo por el que practicamos yoga es variado: relajarnos, estirar los músculos, aliviar dolores de espalda, otros lo probaron por curiosidad y simplemente se sienten mejor; pero ¿sabemos realmente que es Yoga? Leer más