¿Eres adicto al móvil y no lo sabes?

 

¿Cuántas horas pasas al día pegado a tu smartphone? ¿Es lo primero que buscas cuando te despiertas? ¿Te tiemblan las piernas cuando está a punto de acabarse la batería y no tienes el cargador a mano? Quizás te hayas convertido en un adicto a la tecnología y no lo sepas.

 

El uso del móvil se ha duplicado en los últimos diez años

Hace diez años, en 2008, dedicábamos 2,7 horas al día conectados a nuestro móvil. Hoy pasamos prácticamente el doble, más de 5 horas. Según un estudio realizado por la Universidad Complutense de Madrid, el 5% de los españoles ya sufre adicción al móvil y el 15% está en riesgo de padecerla. Según este informe, la adicción afecta más a los jóvenes, desde los 16 años, aunque alcanza también a los adultos de 45 años. El abuso del móvil provoca ansiedad y depresión y puede estar relacionado con algunas alteraciones psiquiátricas y adicciones a otras sustancias como el alcohol.
El abuso del móvil también se relaciona con otros efectos como los accidentes en carretera. Cada día mueren 11 jóvenes en el mundo por utilizar el móvil mientras conducen.

 

 

¿Qué responsabilidad tienen las grandes compañías tecnológicas?

Aza Raskin es un desarrollador web conocido en Silicon Valley por haber inventado el sistema de scrolling que hoy usamos todos en nuestros móviles y ordenadores, ese desplazamiento vertical infinito que nos permite bajar hacia abajo cargando más y más información. En un documental titulado “Adictos a la tecnología” producido por Netflix, Aza Raskin confiesa que se arrepiente de haber creado esa tecnología, porque contribuye a aumentar la dependencia de muchas personas al móvil. Aza Raskin, que abandonó su trabajo para fundar el Center for Humane Technology, una organización que denuncia los graves problemas que el abuso de la tecnología está causando en los seres humanos, afirma que hace años no se tuvieron en cuenta los efectos adictivos que iban a causar los avances tecnológicos y que hoy en día las consecuencias están siendo devastadoras.
Apple, Google y otras importantes compañías tecnológicas han empezado a lanzar en los últimos meses varias aplicaciones que pretenden ayudar a gestionar el tiempo que los usuarios dedican a su smartphone. Entre esas aplicaciones destacan temporizadores de apps y mejoras del modo “No molestar”.
Sameer Samat, Product Manager de Android & Google Play, afirma que “en Google estamos más preocupados por el largo plazo y creemos que tanto las empresas como los consumidores deben ser responsables a la hora de utilizar el móvil”.
En Corea del Sur varias compañías de videojuegos destinan cada año una fuerte suma de dinero a la financiación de varias organizaciones que promueven un uso más responsable de sus tecnologías. Incluso sufragan tratamientos médicos para tratar a pacientes que padecen una adicción a sus productos.

 

 

Los centros de desintoxicación para adictos al móvil

En las afueras de Seattle (Washington) se encuentra reSTART, una clínica especializada en la rehabilitación y desintoxicación para adictos a la tecnología. No es el único centro de estas características que existe ya en Estados Unidos. Su fundadora, Hilarie Cash, describe al cliente tipo que llega a su clínica. Se trata de un hombre joven, universitario e inteligente, pero que cuando entra en la universidad, se siente desbordado por la presión académica y social y se refugia en las redes sociales y los videojuegos. Algunos llegan a pasar más de 14 horas diarias jugando o dedican más del 70% de su tiempo a las redes sociales. Su adicción a la tecnología les provoca problemas físicos, como falta de sueño, mala alimentación o falta de ejercicio. Algunos llegan en un estado de salud lamentable.
Los pacientes que recurren a reSTART deben superar una primera fase en las que está prohibido usar cualquier tecnología digital. Durante este período de dos meses realizan largos paseos por la naturaleza, practican la meditación y realizan numerosos ejercicios de relajación. Posteriormente, en las fases dos y tres van adaptándose a su vida normal, pasando una etapa de seis meses viviendo con otros pacientes de reSTART en un piso compartido con un acceso limitado a dispositivos electrónicos. El tratamiento completo cuesta alrededor de 30.000 dólares.

 

 

¿Serán los móviles la droga del futuro?

Como pasa con otras adicciones, numerosos estudios científicos demuestran que nuestro cerebro segrega dopamina al utilizar el móvil. La dopamina es una hormona que se libera al practicar experiencias placenteras. Sin embargo, cuando al usuario se le despoja de su móvil su cerebro segrega otras hormonas, como cortisol y adrenalina, que provocan estrés y ansiedad.
Aún no somos capaces de calcular las consecuencias a largo plazo que puede tener el abuso de los smartphones, pero sí sabemos ya que el estrés derivado de este abuso puede provocar diabetes, cardiopatías e hipertensión.
Algunas personas ya empiezan a tomar medidas para reducir el uso del móvil, como eliminar algunas aplicaciones, como el correo electrónico, algunas redes sociales o las notificaciones.
Parece que ha llegado el momento de reducir el tiempo que dedicamos a nuestros smartphones, de pasear más por la naturaleza y de dedicar más tiempo a nuestros seres queridos.

 

gonzalo-torres-empresas-liquidas

Gonzalo Torres: la revolución de las empresas líquidas

Gonzalo Torres es Country Manager de Malt en España, la plataforma que pone en contacto a los mejores freelances con empresas que buscan talento, especialmente en el ámbito del marketing digital. Malt reúne a más de 100.000 freelances y más de 60.000 clientes y registra miles de interacciones diarias y centenares de encuentros semanales. A través de su plataforma Malt permite a los freelances desarrollar su trabajo de forma segura, desde la primera toma de contacto hasta el pago. Gonzalo Torres es un experto en las nuevas tendencias del mercado laboral y desde Malt lidera una apuesta clara por una nueva forma de trabajar.  Leer más

robots-sexuales-futuro-sociedad

Robots sexuales: ¿el sexo del futuro ya está aquí?

robots-sexuales-futuro-sociedad-2La venta de sexbots o robots sexuales se ha disparado en 2018, sobre todo en países como Estados Unidos, Inglaterra y Francia. Se calcula que la industria de la tecnología sexual mueve cada año en el mundo más de 30 billones de dólares y que la venta de sexbots va a aumentar esta cifra. ¿Pero qué son exactamente los sexbots? ¿Y por qué hay personas que llegan a pagar hasta 60.000 dólares por uno?

El cine y la literatura de ciencia ficción ya han explorado el tema de las relaciones sexuales entre seres humanos y robots desde hace muchos años. Películas como “Blade Runner”, “Her” o “Ex-Machina” han profundizado en este controvertido tema, y más recientemente series como la sueca “Real Humans” y su versión angloamericana “Humans” han ahondado más en él. ¿Pero hasta dónde puede llegar el afecto a una máquina? ¿Y llegará un día en que los humanos puedan enamorarse de los robots?

Real Doll, la empresa pionera en la venta de muñecas sexuales

robots-sexuales-futuro-sociedadLa empresa califoniana Real Doll fabrica muñecas sexuales desde 1997 y en 2016 decidió incorporar cabezas robóticas a sus muñecas. Las cabezas, que disponen de una avanzada inteligencia artificial, interactúan con el usuario a través de la voz y se pueden seleccionar diferentes opciones que afectan a su estado de ánimo o a su grado de desinhibición desde una app que se maneja fácilmente desde el móvil o la tablet. Su última creación se llama Harmony y puede comprarse en esta web. Las muñecas de Real Doll están fabricadas con silicona, pueden llegar a pesar más de 45 kilos y son tan realistas que incluso tienen dientes y lengua. Su proceso de fabricación dura entre dos y tres semanas y pueden distribuirse a cualquier lugar del mundo, aunque a veces la lista de espera puede alargarse a seis meses. El grado de personalización llega a tal extremo que el usuario puede elegir la personalidad de su muñeca sexual desde su app, decidiendo por ejemplo si prefiere que su muñeca sea tímida, reservada o extrovertida. Entre las preferencias físicas el usuario también puede personalizar el color de piel, el peinado o el tamaño de los pechos.

Según Matt McMullen, fundador y CEO de Real Doll, “las muñecas robotizadas son mucho más que una fantasía sexual, en realidad son una compañía para muchas personas que se encuentran solas y que tienen problemas para establecer relaciones. Y sólo por eso se merecen una oportunidad”.

Los sexbots plantean nuevos dilemas morales

La inteligencia artificial abre nuevos horizontes a la industria de las muñecas sexuales planteando nuevos dilemas éticos, morales y religiosos. Ya existen psicólogos especializados en sexualidad que defienden el uso de robots sexuales. Es el caso de la psicóloga Laurie Bennet-Cook o de la terapeuta sexual Holly Richmond, ambas afincadas en New Jersey y que se los recomiendan a muchos de sus pacientes. Ambas subrayan los beneficios del uso de estos robots para las personas que presentan dificultades para relacionarse. Sin embargo no son pocas las voces que ya empiezan a alertar de los peligros que se esconden en esta práctica. Kathleen Richardson, profesora de Ética y Cultura de la Robótica y de la Inteligencia Artificial de la Universidad de Monfort en Leicester (Reino Unido), lidera una campaña contra los robots sexuales. Según Richardson, “detrás de los sexbots se oculta la insidiosa idea de que los seres humanos no necesitamos la compañía de otros seres humanos. Los sexbots son una derivación de la pornografía, que se basa en una visión misógina del mundo, donde el hombre es superior a la mujer, y que tiene graves consecuencias reales que todos conocemos, como el maltrato a las mujeres o las violaciones. Los sexbots nos conducirán a un mundo donde los hombres tratarán a las mujeres como objetos”.

Sin embargo, también está aumentando el número de mujeres que adquieren robots con rasgos masculinos, lo que evidencia que el fenómeno no sólo está afectando a los hombres.

La soledad, un grave problema de nuestro tiempo

La soledad aparece como la principal razón que lleva a muchos hombres a adquirir sexbots. Las dificultades para relacionarse, sobre todo a partir de una edad madura, el fracaso de anteriores relaciones, y las largas jornadas laborales convierten a los sexbots en una alternativa sintética que puede cubrir el vacío que deja una mujer “de carne y hueso”. Los clientes de muñecas sexuales suelen ser hombres solitarios, que les cuesta conectar con otras personas, y que ven en las muñecas sexuales la posibilidad de hacer realidad una fantasía sexual. Pero para algunos puede llegar a ser mucho más que eso, convirtiéndose en una compañera que les ayuda a combatir su soledad y en la mayoría de los casos a envejecer. ¿Hacia dónde nos llevará el fenómeno de los sexbots? ¿Vamos hacia un nuevo modelo en las relaciones personales? ¿Y cómo será el sexo en el futuro?

Patinetes eléctricos: ¿Héroes o villanos?

Los patinetes eléctricos han invadido las calles y las aceras de las grandes ciudades. Los atascos, los problemas de aparcamiento y la alta contaminación han convertido a los patinetes eléctricos en una nueva alternativa a los coches y al transporte público. Pero la ausencia de normativas específicas y la falta de formación vial también los pueden convertir en un peligro para los peatones. ¿Qué hacer entonces con ellos?

Leer más