Objetivos de Desarrollo Sostenible: por qué son tan importantes para todos

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) son 17 retos cuyo fin es erradicar la pobreza, proteger el planeta y garantizar que todos las personas del mundo sin distinción gocen de paz y prosperidad. Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) constituyen una iniciativa de la Organización de Naciones Unidas (ONU), que está canalizada a través del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y se suscribieron en enero de 2016, estableciendo las políticas y la financiación necesarias para la consecución de esos objetivos a lo largo de los 15 años siguientes y actuando en unos 170 países y territorios de todo el planeta.

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) son 17 retos cuyo fin es erradicar la pobreza, proteger el planeta y garantizar que todos las personas del mundo sin distinción gocen de paz y prosperidad.

Los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) son una ampliación de una iniciativa anterior denominada Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), y que incluía 8 propósitos que se fijaron en el año 2000 y que fueron acordados por los 189 países miembros para ser alcanzados en el año 2015. Los logros obtenidos en esos 15 años fueron espectaculares: el hambre disminuyó a la mitad, la pobreza extrema también se redujo casi a la mitad, y se bajaron notablemente los índices de mortalidad infantil y aumentaron los niveles de escolarización.

Esos logros obtenidos en 2015 impulsaron a la ONU a profundizar en esos retos para alcanzar objetivos aún más ambiciosos. Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) incluyen nuevas esferas como el cambio climático, la desigualdad económica, la innovación, el consumo sostenible y la paz. Según el administrador del PNUD, el brasileño Achim Steiner, “erradicar la pobreza está en el corazón de la Agenda 2030, y también lo está el compromiso de no dejar a nadie atrás. La Agenda ofrece una oportunidad única para poner al mundo camino a un desarrollo más próspero y sostenible”.

Poner fin al hambre, lograr la seguridad alimentaria y la mejora de la nutrición y promover la agricultura sostenible

1. Poner fin a la pobreza en todas sus formas y en todo el mundo

En la actualidad más de 800 millones de personas en el mundo viven con menos de 1,25$ diarios. Se trata de una población similar a la que habita en todo el continente europeo. En 2015, gracias a las políticas desarrolladas con los Objetivos de Desarrollo del Milenio, se consiguió reducir un 50% el nivel de pobreza.

2. Poner fin al hambre, lograr la seguridad alimentaria y la mejora de la nutrición y promover la agricultura sostenible

Aunque en los últimos 20 años el hambre en el mundo se ha reducido prácticamente a la mitad, aún 1 de cada 9 personas se van cada noche a dormir con hambre. La Organización de las Naciones Unidas pretende a través de políticas específicas poner fin a esta lacra, logrando que todas esas personas tengan acceso a alimentos suficientes y nutritivos durante todo el año.

3. Garantizar una vida sana y promover el bienestar para todos en todas las edades

Todas las personas deben disfrutar de cobertura sanitaria y tener acceso a los medicamentos y vacunas necesarios. A partir de 1990 se dieron pasos muy importantes en esta dirección y se consiguió por ejemplo reducir la mortalidad infantil en un 50% y la mortalidad materna también en un 50%. No obstante aún hay 6 millones de niños y niñas que mueren cada año antes de cumplir 5 años de edad y el VIH sigue siendo la principal causa de muerte en adolescentes del África subsahariana.

oportunidades de aprendizaje

4. Garantizar una educación inclusiva, equitativa y de calidad y promover oportunidades de aprendizaje durante toda la vida para todos

La pobreza y los conflictos armados son las principales razones que mantienen alejados a muchos niños y niñas de la educación. En las zonas en vías de desarrollo los niños y niñas que viven en las áreas más desfavorecidas son 4 veces más vulnerables que el resto para no asistir a la escuela. Desde el año 2000 se ha progresado notablemente de garantizar educación primaria a todos los niños y niñas del mundo y la tasa de matriculación ha alcanzado un 91% en las regiones en desarrollo.

5. Lograr la igualdad entre los géneros y empoderar a todas las mujeres y niñas

Todavía existen muchas zonas en el mundo donde las mujeres y las niñas no tienen los mismos derechos que los hombres. Por desgracia siguen existiendo muchas desigualdades en el trabajo y en los salarios, y muchas mujeres realizan trabajos no remunerados, como el cuidado de los niños y los quehaceres domésticos. Sin embargo hay motivos para la esperanza. En la actualidad hay más niñas en las escuelas que en el año 2000 y en muchas regiones del mundo se ha alcanzado la paridad de género en las escuelas de enseñanza primaria.

6. Garantizar la disponibilidad de agua y su gestión sostenible y el saneamiento para todos

Todas las personas del mundo deben tener acceso a agua potable segura y asequible. Esa es la meta para el año 2030. La escasez de agua afecta a más del 40% de la población mundial y se prevé que ese porcentaje se incremente como consecuencia de los efectos del cambio climático. Al ritmo actual en el año 2050 al menos 1 de cada 4 personas se verá afectada por la falta de agua. Por esa razón es necesario proteger humedades y ríos y compartir tecnologías de tratamiento de aguas.

disponibilidad de agua y su gestión sostenible

7. Garantizar el acceso a una energía asequible, segura, sostenible y moderna para todos

Entre 1990 y 2010, el número de personas con acceso a electricidad alcanzó los 1.7 mil millones. Sin embargo el notable aumento de la población mundial exige fórmulas urgentes para suministrar energía accesible y barata. Por otra parte los combustibles fósiles y las emisiones de gases de efecto invernadero están provocando cambios drásticos en el clima. Para afrontar el futuro es necesario generalizar el uso de energías limpias, como la solar y la eólica para abastecer de energía a toda la población mundial.

8. Promover el crecimiento económico sostenido, inclusivo y sostenible, el empleo pleno y productivo y el trabajo decente para todos

En los países en vías de desarrollo, la clase media casi se ha triplicado en los últimos 25 años, constituyendo más de un tercio de la población mundial. Sin embargo, también se ha registrado un incremento de las desigualdades y el número de desempleados en el mundo ha superado los 200 millones de personas. Es imprescindible erradicar el trabajo forzoso, la esclavitud y la trata de personas, y promover políticas que fomenten la creación del empleo y el espíritu emprendedor empresarial

9. Construir infraestructuras resilientes, promover la industrialización inclusiva y sostenible y fomentar la innovación

El mundo cada vez está más interconectado como consecuencia del crecimiento de Internet, pero aún existen 4.000 millones de personas – sobre todo en países subdesarrollados – que no tienen acceso a la red de redes. Esta situación exige una intensificación de las políticas actuales para reducir la brecha digital, promover las industrias sostenibles e invertir en investigación científica y en innovación.

10. Reducir de las desigualdades en y entre los países

La brecha entre ricos y pobres ha aumentado significativamente en todo el mundo y nunca había sido tan pronunciada. Debemos adoptar políticas específicas que creen oportunidades para todos, sin importar su origen, y debemos mejorar las legislaciones actuales con el objetivo de ayudar a las personas que se ven obligadas a abandonar sus países en busca de una vida mejor.

11. Lograr que las ciudades y los asentamientos humanos sean inclusivos, resilientes y sostenibles

Más de la mitad de la población mundial vive en ciudades, y en el año 2050 esa cifra supondrá cerca de los dos tercios de la humanidad. En 1990 se contabilizaron 10 megaciudades con más de 10 millones de habitantes, mientras que en 2014 existían ya 28 megaciudades en las que vivían un total de 453 millones de personas. Muchas ciudades se están convirtiendo en centros de extrema pobreza y es urgente invertir en la creación de vivienda pública de calidad y asequible, en transporte público y en la creación de espacios verdes.

12. Garantizar modalidades de consumo y producción sostenibles

Queremos vivir en un mundo donde todas las personas puedan satisfacer todas sus necesidades básicas y puedan prosperar. Además los países del mundo desarrollado deben ser más responsables en sus hábitos de consumo, con el objetivo de preservar los recursos naturales del planeta para que las siguientes generaciones puedan disfrutarlos también. Para lograr ese objetivo debemos gestionar nuestros recursos naturales de forma más eficiente, gestionando los residuos de manera más eficiente y avanzando hacia modelos de consumo más responsables.

Adoptar medidas urgentes para combatir el cambio climático y sus efectos

13. Adoptar medidas urgentes para combatir el cambio climático y sus efectos

Todos los países del mundo están experimentando los efectos dramáticos del cambio climático. Los terremotos, tsunamis, ciclones tropicales e inundaciones ocasionan cada año incalculables pérdidas económicas y se cobran cada año numerosas vidas humanas, sobre todo en los países sibdesarrollados. Debemos ayudar a los países más vulnerables para que puedan combatir los efectos del cambio climático a través de políticas especificas y el suministro de equipamiento tecnológico para limitar el aumento de la temperatura media global a dos grados centígrados por encima de los niveles pre-industriales.

14. Conservar y utilizar en forma sostenible los océanos, los mares y los recursos marinos para el desarrollo sostenible

Sin los océanos no existiría la vida humana. Más de 3 mil millones de personas dependen de la diversidad marina y costera para su sustento. Sin embargo, casi un tercio de las poblaciones de peces del mundo está sobreexplotada, y esa situación no será sostenible en el futuro. Además los océanos absorben el 30% del dióxido de carbono que producimos los seres humanos, pero en la actualidad estamos produciendo una enorme cantidad de dióxido de carbono y esa situación está provocando que los océanos se acidifiquen un 26% más desde el inicio de la revolución industrial. Además la basura plástica por cada kilómetro cuadrado ha alcanzado los 13.000 piezas.

15. Proteger, restablecer y promover el uso sostenible de los ecosistemas terrestres, efectuar una ordenación sostenible de los bosques, luchar contra la desertificación, detener y revertir la degradación de las tierras y poner freno a la pérdida de biodiversidad biológica

Los seres humanos y otros animales dependemos de otras formas de vida para procurarnos alimentos, aire limpio y también para luchar contra el cambio climático. La vida vegetal es fuente del 80% de la dieta humana, y los bosques, que cubren el 30% de la superficie terrestre y son el hogar de millones de especies animales, ayudan a mantener estable el clima del planeta. Por desgracia la tierra cultivable está desapareciendo a una velocidad de 30 a 35 veces más rápida que nunca antes en la historia de la humanidad, los desiertos se están extendiendo y muchos animales se están extinguiendo. Por eso es necesario conservar y restaurar el uso de los ecosistemas terrestres.

16. Promover sociedades pacíficas e inclusivas para el desarrollo sostenible, facilitar el acceso a la justicia para todos y crear instituciones eficaces, responsables e inclusivas a todos los niveles.

Algunas regiones del mundo están azotadas por intensos conflictos armados, torturas, crímenes y diferentes tipos de explotación. Es imprescindible que todas las zonas del mundo vivan en paz y que los derechos humanos sean respetados en todos los países. Debemos trabajar para erradicar todas las formas de violencia y proponer a los gobiernos implicados soluciones perdurables que eliminen los conflictos armados y la inseguridad, fortaleciendo el estado de derecho y reduciendo el flujo de venta de armas.

17. Fortalecer los medios de ejecución y revitalizar la alianza mundial para el desarrollo sostenible

Para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible es necesario trabajar todos juntos. Debemos crear alianzas entre todos los países, instituciones y organismos para unir esfuerzos y recursos. Sólo así podremos afrontar los grandes retos que exige este momento histórico y sólo así podremos crear un legado perdurable a las generaciones venideras.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *