Machu Pichu

Machu PichuLa ciudad perdida de los Incas aparece majestuosa entre la bruma de la selva tras la última curva. Había visto mil fotos, y aún así, contemplarla desde tan cerca me parecía increíble. Sólo pensar en tocar sus gruesos muros con mis propias manos me producía una emoción indescriptible…Un sueño a punto de ser cumplido.

Esta obra maestra de la arquitectura y la ingeniería se erige en medio de los Andes Peruanos, en plena selva, a 2300 metros de altitud y con más de 35.000 hectáreas de espacio protegido. Una ciudadela-santuario creada por la civilización inca desafiando a la naturaleza en medio de un paraje de ensueño flanqueado por escarpados montes y paredes verticales.

En la mítica estación de tren de Ollantaytambo esperamos impacientemente a que llegara nuestro tren. Sólo el viaje ya merecía la pena. Ante mí los bellísimos paisajes del Valle Sagrado del río Urubamba fueron dando paso, poco a poco, a la selva amazónica, impenetrable, húmeda, enigmática…

El misterio rodea la historia de Machu Pichu. Una sociedad que logró construir una obra de tal magnitud y estableció sus cultivos y casas en las pendientes más difíciles. Entre las nubes, que le confieren un halo místico, se percibe claramente el enorme área edificada en Machu Picchu: 530 metros de largo por 200 de ancho con al menos 172 recintos.

Podéis leer el artículo completo en el segundo número de nuestra revista digital gratuita, haciendo clic aquí.

Por Ernestina Rubio, Directora de No Es Utopía.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *