Llegamos a Castel San Giovanna un poco cansados

Desayunamos con Juan y con Roberto, la persona colaboradora del vice párroco que le ayuda a instalar a los que solicitan cobijo en el “oratorio”. Una vez en el camino comprobamos que el paisaje es casi igual pues la única diferencia es que vuelve a haber algunas subidas y bajadas aunque no fuertes. Pasamos Salerno, Fabbrica, Cardazzo y Bardoneggia Inferiore, donde entramos en el restaurante Dogana para pedir algo de comer. La generosa dueña se llama Anda Bogdan y resulta ser rumana. En Castel San Giovanna solo hemos caminado unos 12 o 13 kilómetros, pero cansados de la paliza de ayer decidimos ver al párroco. Es don Lino y no teniendo lugar donde alojarnos nos manda al hotel Songni Sereno diciéndonos que le digamos a los propietarios que él pagará la factura. Estos últimos son un matrimonio de ancianos encantadores, Giovanna y Valentino con los que mantenemos una entrañable y larga conversación. Otro día en el que solucionamos nuestra manutención y “dormitorio” de una forma tan buena como sorprendente. Hasta mañana y que descanséis tan bien como nosotros. Besos.

18a-marzo-caminantes-mediapost-ideas-imprescindibles 18b-marzo-caminantes-mediapost-ideas-imprescindibles 18c-marzo-caminantes-mediapost-ideas-imprescindibles

 

1 comentario

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *