accesibilidad-cine-tecnologia

La accesibilidad es un derecho, no un privilegio

Prueba a entender una película sin oír, sin ver. Esta es la situación en la que se encuentran más de 2 millones de personas con discapacidad audiovisual en España, con un acceso limitado al cine y la televisión.

Los cines son espacios de ocio cultural de gran consumo a donde acuden con asiduidad todo tipo de familias y segmentos de población. Sin embargo, una acción tan rutinaria como asistir al último estreno cinematográfico puede convertirse en una labor complicada para quien sufre algún tipo de discapacidad audiovisual debido a la reducida oferta de sistemas de accesibilidad disponibles en el mercado.

Igualmente, el acceso de las personas con discapacidad audiovisual a la televisión actualmente plantea una serie de problemas a este segmento de la población española, ocasionando una exclusión social de un medio audiovisual que proporciona a los ciudadanos formación, cultura, entretenimiento a la carta, adquisición de bienes y servicios, etc.

Las personas con discapacidad visual necesitan el apoyo de otras personas que les describan la imagen, mientras que las personas con discapacidad auditiva dependen de los miembros de la familia y amigos para interpretar las imágenes, creando con ello molestos murmullos y despistes.

Los sistemas tradicionales de accesibilidad generan molestias y en ocasiones rechazo en las personas sin discapacidad, lo que dificulta la integración de estos colectivos.

En el año 2013 surge WhatsCine, en colaboración con la Universidad Carlos III de Madrid, para paliar este déficit y mejorar las opciones de acceso a la cultura de masas de este sector de la población  –cercano al 5% del censo total en España–, y con el compromiso de crear un ambiente adecuado a sus necesidades.

Es así como nace la primera tecnología capaz de acercar el cine y la televisión a las personas con discapacidad audiovisual sin ningún coste adicional para ellos, a través de un software único en el mundo, permite integrar en una misma aplicación tres sistemas de accesibilidad:

• Audiodescripción (discapacidad visual).

• Subtitulado adaptado (discapa-cidad auditiva).

• Lengua de signos (discapacidad auditiva).

Su tecnología inclusiva, que permite disfrutar del cine y la televisión a estos colectivos, sin interferir con el resto de espectadores, está cambianvdo la forma en que las personas con discapacidad audiovisual acceden a los contenidos de cine y televisión.

Actualmente está disponible en España, en 500 de 3.000 salas de exhibición, y en la plataforma de Movistar+, a través de la app Movistar+ 5S, propiedad de WhatsCine.

Mediante una aplicación gratuita para el usuario, disponible en iOS y Android, cada usuario entra en la aplicación a través de su propio terminal y según su discapacidad eligen la accesibilidad que desea utilizar.

Para activar la audiodescripción, que funciona a través de auriculares, obligatorios en el cine y opcionales en casa, tan sólo deben recorrer con su dedo la pantalla del dispositivo para que este le diga sobre qué opción está y confirme con un toque doble donde quiere entrar.

El subtitulado o lengua de signos se muestra en la pantalla del dispositivo al ritmo que indica el servidor, especialmente diseñado para que no moleste a las personas que se encuentran alrededor, dando cobertura a todas aquellas personas que quieran hacer uso de la accesibilidad de una manera inclusiva, apoyando su integración en la sociedad.

La tecnología WhatsCine, que ha sido reconocida en el año 2015 con el Premio Reina Letizia de Tecnología de la Accesibilidad y en 2016 con el Premio Innovación y Creación Antonio Magariños y el Premio de App para Todos en la categoría Mejor App, actualmente busca financiación a través de la Bolsa Social, la primera plataforma de equity crowdfunding autorizada por la CNMV, que pone en contacto a inversores y empresas con valores. A través de la Bolsa Social, busca una ampliación de capital de entre 250.000 – 300.000 euros para replicar su proyecto a nivel internacional, concretamente en Latinoamérica y EE.UU., donde viven más de 60 millones de personas con discapacidad audiovisual.

El reto está en romper las barreras y dar a conocer un producto que ofrece un gran apoyo social a personas que a menudo se sienten aisladas y diferentes debido a su discapacidad, ya sea visual o auditiva, total o parcial. El objetivo, proporcionar este servicio a todas las personas con discapacidad audiovisual para que la experiencia sea lo más parecida posible a la de una persona que ve u oye.

Artículo escrito por Cristina San Francisco, Directora de Desarrollo de Negocio en Whatscine
Publicado en el nº 12 de la revista Ideas Imprescindibles

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *