principales tipos de energías renovables

Cómo no perderse por el mundo de las energías renovables

En estos tiempos de lucha contra el cambio climático todo el mundo habla de energías renovables. Son sin duda la alternativa más limpia para el medio ambiente. ¿Pero en qué consisten exactamente? ¿Y qué tipos de energías renovables están disponibles en la actualidad?

Para empezar, las energías renovables son fuentes de energía limpias e inagotables. A diferencia de los combustibles fósiles, las energías renovables se obtienen de fuentes naturales y son muy variadas, abundantes y no producen gases de efecto invernadero ni emisiones contaminantes. Además, en los últimos años sus costes de producción se han reducido notablemente, mientras que en el caso de las energías de procedencia fósil, como el petróleo o el carbón, sucede todo lo contrario.

Todos los expertos coinciden en que el crecimiento de las energías limpias es imparable. Según la Agencia Internacional de la Energía (AIE) la demanda mundial de electricidad irá en aumento hasta alcanzar el 70% en 2040, debido sobre todo a las necesidades de economías emergentes como India, China, Oriente Medio y el sudeste asiático.

Los tipos de energías renovables son numerosos y muy variados. En nuestro análisis nos hemos centrado en los que consideramos más importantes.

energías renovables medio ambiente

 

Energía eólica

La energía eólica se obtiene al explotar la fuerza del viento y transformarla en electricidad. Esta energía se genera a través de unos aerogeneradores, cuyas gigantescas palas de viento transforman la energía cinética en energía mecánica, para que finalmente un generador conectado a las palas convierta esa energía mecánica en energía eléctrica. El viento es una fuente inagotable disponible en la mayorías de zonas del mundo. Además, un parque eólico ocupa una pequeña superficie de terreno, ese área puede restaurarse en cualquier momento con facilidad para renovar el territorio, no produce gases tóxicos, y el coste de mantenimiento es muy bajo.

Sin embargo, sus detractores argumentan, entre otros factores, el impacto negativo que las turbinas tienen sobre el paisaje, la impredecibilidad de las condiciones climáticas y el daño que las paletas giratorias producen a muchas aves, que chocan habitualmente con estos grandes molinos de viento.

En la actualidad España es el segundo país del mundo en potencia eólica instalada, únicamente superado por Alemania. Y Europa es el continente que produce la mayor parte de la energía eólica generada en el mundo, acaparando el 72% mundial.

La energía eólica se obtiene al explotar la fuerza del viento y transformarla en electricidad

Energía solar

La energía solar aprovecha la energía que proviene del sol. Desde hace 5 mil millones de años el sol emite radiación solar y los astrónomos calculan que aún no ha alcanzado el 50% de su existencia. El sol vierte a diario sobre la Tierra una cantidad de energía diez mil veces mayor que la que se consume cada día en todo el planeta, por lo que la energía solar es abundante e inagotable.

La energía solar es la energía presente en la radiación solar y que capturan los paneles fotovoltaicos para luego transformarla en energía útil para el consumo en forma de electricidad o calor. Las células solares fotovoltaicas convierten la luz del sol en electricidad mediante el llamado efecto fotoeléctrico, que consiste en la absorción de fotones (partículas lumínicas) y la liberación de electrones, generando así una corriente eléctrica. Además, los paneles solares absorben y concentran el calor solar, conduciéndolo por tuberías para su aprovechamiento en instalaciones y edificios.

La energía solar está considerada como una de las energías renovables que presenta un mayor número de ventajas. Entre esas ventajas destacan la simplicidad de su tecnología y su facilidad de instalación, ya que puede implementarse en puntos aislados, zonas rurales o áreas de difícil acceso.

La energía solar aprovecha la energía que proviene del sol

Energía geotérmica

La energía geotérmica es la energía que se obtiene mediante el aprovechamiento del calor del interior de la Tierra. Se produce a través de depósitos de vapor, agua caliente o rocas calientes. Cuando esos depósitos geotérmicos alcanzan una temperatura moderada la energía obtenida puede emplearse para la producción de calor, que luego puede ser suministrada por una red de calor para los hogares o cualquier instalación. Cuando el depósito geodésico alcanza temperaturas más altas el calor producido se utiliza para producir vapor de agua, permitiendo la generación de electricidad. Se trata de una energía calorífica que la propia Tierra produce en sus capas más interiores y que la transmite hasta la capa más externa de la corteza terrestre. Este rasgo la diferencia claramente de otras energías renovables cuyo origen es la radiación solar, como la solar, la eólica, la hidroeléctrica y biomasa.

La energía geotérmica se obtiene mediante tres tipos de procesos, que se diferencian fundamentalmente por la temperatura registrada en el subsuelo: geotermia poco profunda (Tº< 30ºC), geotermia profunda (30ºC < Tº < 90ºC) y geotermia muy profunda (Tº > 150ºC).

Las ventajas de la energía geotérmica son numerosas: es una fuente de energía que evita el uso de combustibles fósiles, produce muy pocos residuos, garantiza un importante ahorro tanto económico como energético y es una fuente constante, no es intermitente.

La energía geotérmica es la energía que se obtiene mediante el aprovechamiento del calor del interior de la Tierra

Energía hidráulica

La energía hidráulica se obtiene aprovechando la caída del agua desde cierta altura para producir energía eléctrica. Su utilización está basada en el aprovechamiento de las energías potencial y cinética, presentes en los saltos de agua, el mar y las corrientes de agua. El agua pasa por unas turbinas a gran velocidad, provocando un movimiento de rotación que finalmente se transforma en electricidad por medio de unos generadores. Su implementación requiere la construcción de pantanos, presas, canales de derivación y la instalación de grandes turbinas, por lo que su coste de fabricación es alto, aunque su mantenimiento es barato.

Su impacto ambiental es nulo y es una fuente inagotable de recursos. En España representa el 15% de la energía producida. Se trata de una energía limpia, no emite ningún gas contaminante, es una energía barata, favorece el abastecimiento de agua a zonas de regadíos, y evita inundaciones repentinas al regular el flujo del agua. Por otro lado, sus detractores afirman que se requiere una inversión inicial muy alta para la construcción de pantanos, presas o turbinas, puede alterar el ecosistema de la zona, modifica el cauce natural de los ríos y existe riesgo de inundaciones si la presa se desborda.

La energía hidráulica se obtiene aprovechando la caída del agua desde cierta altura para producir energía eléctrica

Biomasa

La biomasa es materia orgánica de origen vegetal o animal reutilizada como fuente de energía. Por materia orgánica se entiende toda materia originada tras un proceso biológico, espontáneo o provocado y que es reutilizada como fuente de energía. Algunos ejemplos son la madera, las hojas de los árboles, los excrementos de animales, los restos de poda o las cáscaras de frutos secos. También se consideran materia orgánica los residuos urbanos, los residuos derivados de las industrias, las aguas residuales y los lodos de depuradoras.

Desde épocas remotas el hombre ha recurrido a la biomasa como fuente de energía y sólo fue relegada cuando se impuso el uso de combustibles fósiles como el carbón o el petróleo. Sin embargo en los últimos años la biomasa ha reaparecido como una fuente de energía limpia y abundante.

España es el tercer país de Europa con más recursos biomásicos aprovechables y el séptimo en términos per cápita. Sin embargo, figura a la cola en aprovechamiento de los mismos. Además de ser una energía limpia, renovable y local, la biomasa presenta numerosas ventajas: es económica, es abundante en España, se puede almacenar y genera empleo local.

La biomasa es materia orgánica de origen vegetal o animal reutilizada como fuente de energía