Construir un futuro reutilizando botellas

educacion-reciclaje-tanzania-born-learn

En las faldas del Kilimanjaro, en Mvuleni, un pequeño pueblo del norte de Tanzania, un grupo de mujeres y hombres rellena botellas de plástico con tierra. De esta manera, en el marco del programa de construcción de la ONG Born to Learn, colaboran cada mañana en la edificación de la futura escuela que proporcionará educación a sus hijos.

Esta técnica, patentada por Andreas Froese, se basa en el uso de botellas desechables de politereftalato de etileno (PET) rellenas de tierra seca como material de construcción. Dicho sistema constructivo se encuadra dentro de la bioconstrucción, actual corriente dentro de la arquitectura cuyo principio básico es el de construir espacios que satisfagan las necesidades humanas tratando de minimizar el impacto ecológico derivado de dicha actividad. La determinación en el uso de las botellas de plástico en este proyecto se basa, en gran medida, en el contexto específico de Mvuleni, donde Born to Learn desarrolla su actividad. Este pequeño pueblo de la Región de Kilimanjaro se caracteriza por haber sufrido una gran deforestación debido a la tala masiva de árboles con la finalidad de utilizar la madera como combustible para la fabricación de ladrillos. Además, la escasez e ineficacia de los sistemas de reciclaje convierten la existencia de residuos sólidos en un problema de insalubridad.

Por tanto, el uso de las botellas de plástico permite simultáneamente aprovechar este residuo como material principal en la construcción y, al disminuir el consumo de ladrillos, contribuir a la reducción de la deforestación. Esta solución tecnológica, que utiliza las botellas de PET como ladrillos, contribuye a reducir el impacto medioambiental. Rellenas de tierra, arena y otros materiales del lugar se unen unas a otras por medio de tensores formando un sistema biomimétrico. Además, este sistema constructivo es de bajo coste ya que se basa en la reutilización de dicho residuo sólido y tierra y permite la autoconstrucción, es decir, la construcción por parte de mano de obra no cualificada.

educacion-reciclaje-tanzania-born-learn-3

Esta característica ha permitido que los padres y madres de los estudiantes escolarizados por Born to Learn se hayan implicado en el proyecto participando de manera activa en la construcción de la nueva escuela. Pese a las dificultades primeras en la introducción del citado sistema constructivo en la comunidad, las dudas sobre la fiabilidad y resistencia de la estructura se han disipado a medida que la construcción avanzaba.

Actualmente, el grupo de madres y padres, la mano de obra local y la ONG trabajan conjuntamente para el desarrollo de una arquitectura más eficiente tratando de obtener los mejores resultados posibles en cuanto a diseño, estructura, construcción e innovación con los escasos recursos disponibles. La escuela contará con espacio para ocho aulas, las cuales permitirán cubrir el ciclo educativo de pre primaria y primaria al completo, diversos espacios de uso común tales como cocina, comedor, aseos, biblioteca y un gran espacio al aire libre para pistas deportivas.

La nueva escuela empezará a funcionar en Enero de 2016, cuando dé comienzo el nuevo curso.

Dichos espacios acogerán no sólo a los 300 niños y niñas de Mvuleni a los que Born to Learn podrá asegurar su escolarización, sino que será también utilizada por los padres y madres de los propios estudiantes que contarán con espacios adecuados para recibir cursos formativos sobre diferentes temáticas. Por otra parte, la infraestructura de la escuela dará a su vez cabida a las actividades desarrolladas por la Asociación de Mujeres Tusaidiane y las instalaciones deportivas serán de uso público por parte de la comunidad.

 

Silvia Álvarez Merino • Arquitecta de Born to Learn

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *