educacion-creatividad-juguetes

Hagamos las clases más divertidas construyendo

Si alguna vez habéis visto a niños jugar, os habréis dado cuenta de lo que les fascina armar y desarmar cosas y entender cómo funcionan. Es como si fueran ingenieros natos. Y esta característica es algo universal que todos los niños tienen dada su curiosidad innata. Leer más

dignidad-joan-mele

La dignidad humana

Vivimos en una época en la que disponemos de unos conocimientos y de unos recursos científicos, técnicos y económicos como nunca antes en la historia de la humanidad.

Leer más

cine-educacion

Educar con cine

cine-educacion

Dentro de su función didáctica considero que no es necesario que una película tenga como objetivo desarrollar un contenido histórico, ético o filosófico para que ésta pueda ser empleada en el aula. Cualquier película se sitúa ella misma en un escenario espacial y temporal que a su vez evoca marcos espaciales y temporales concretos desde las cosmovisiones y percepciones de la sociedad, cultura o autor determinado (García, 2007, p. 123). Esto lleva a poner de relieve la multiplicidad de variables que ofrece el cine como objeto didáctico. Lógicamente, que el Cine cuente con la ventaja de la multiplicidad de variables no exime al docente de realizar un estudio concienzudo de cuales son aquellas películas que mejor se adaptan a lo que se quiere enseñar.

El Cine en sí mismo cuenta con una serie de ventajas que lo constituyen como un buen recurso didáctico y una buena fuente informativa, aunque esto no implica que el Cine adquiera por si sólo la capacidad de enseñar, sino que debe estar en comunión con el docente y, sin quitarle protagonismo a éste último, desarrollar una nueva forma de diálogo (González, Levites, Moreto & Blasco, 2010, pp. 137 – 139). La primera de las ventajas a destacar se debe a su propio carácter visual; es decir, se convierte en un elemento apropiado para la educación a todos los niveles posibles puesto que basa su desarrollo en la lectura de imágenes, algo para lo que todo el mundo, en principio, está capacitado, a pesar de las posibles diferencias culturales, de edad o nivel de estudios. Leer más

Una educación emocionalmente ecológica

1-educacion-mediapost

La convivencia con las distintas visiones del mundo, valores y objetivos diferentes y la aparición de escenarios sociales que aún no podemos imaginar, demandarán personas capaces de sincronizar mente y emoción en vistas a llevar a cabo acciones más inteligentes. Es esencial educar a la nueva generación para la gestión ecológica de sus emociones proporcionándoles unos valores personales sólidos que los capaciten para el diálogo, la tolerancia, la solidaridad y la búsqueda de soluciones creativas a las dificultades que se les presenten. Una educación integral que enseñe a vivir en todo tipo de paisajes y climas emocionales.

En el Centro Abierto Tomillo acompañamos a las personas en sus procesos  de crecimiento personal y en el desarrollo de sus potencialidades. Las personas somos los agentes del cambio social, porqué sólo cuando nosotros mejoramos, mejora el mundo.

A través del Instituto de Ecología Emocional de Madrid, ubicado en el centro, promovemos programas educativos que apuestan por una educación emocionalmente ecológica que consiste en trabajar para hacernos mejores, desprendiéndonos de residuos emocionales contaminantes, respetando nuestros propios espacios interiores, alimentándonos en fuentes de energía limpias, renovables y sostenibles, construyendo relaciones basadas en la libertad responsable y la confianza.

Debemos aprender a gestionar las emociones que se generan en los procesos de educación: miedo, frustración, ira, rabia, celos, desánimo, curiosidad, alegría, ilusión, voluntad, gratitud, esperanza, etc.

El modelo sobre el que se desarrollan nuestros programas, el modelo “CAPA” (Soler&Conangla 2002) consta de cuatro ejes (la persona creativa, la persona amorosa, la persona pacífica y la persona autónoma), que si conseguimos educar sincrónicamente darán como resultado una persona libre, responsable, comprometida consigo misma, con los demás y con la mejora del mundo. Un ser CAPA libre de toxicidades y amarres emocionales, un ser profundamente coherente, fuerte y valiente y, sobre todo, capaz de amar y de vivir en los territorios inciertos de estos nuevos tiempos.

¿Cómo lo haremos? Generando espacios protegidos donde se siembra y se recoge la confianza, donde los niños y niñas asumen responsabilidades y toman conciencia de que participan e influyen en el ecosistema del que forman parte. Un espacio de conocimiento, de conexión y aprendizaje en los tres planos esenciales para el desarrollo humano:

Yo, mi mejora personal (autoconocimiento y autoconsciencia)

Nosotros, la mejora de la calidad y el cuidado de nuestras relaciones personales (la conciencia de Comunidad)

El planeta, construyendo un proyecto de vida creativo y con sentido orientado al cuidado de nuestro medio natural y humano (la conciencia del medio natural)

Bajo este enfoque tenemos actualmente dos programas en marcha: “Acampada de verano en el Tiétar”, una aventura en la naturaleza para aprender a gestionar las emociones y “Cosquillas para el corazón”, un programa de talleres donde la creatividad es clave. (www.centroabierto.net)

Éste es nuestro sueño: un ecosistema educativo emocionalmente ecológico, creativo, lleno de vida, conectado al mundo y a todo lo que en él sucede. Comentaba Vaclav Havel “La salvación de nuestro mundo se encuentra en el corazón de las personas, en su modestia, responsabilidad y capacidad de reflexión.”