psicologia-percepcion-neuronas

Percepción y realidad

Nuestro cerebro, además de regular los procesos fisiológicos automáticos y de su capacidad para escribir un soneto o componer una sinfonía, es también una máquina biológica que recibe datos de diversas fuentes internas o externas y tras un análisis, en mayor o menor medida consciente, obtiene una conclusión que es almacenada en la memoria. Este proceso que llamamos cognición establece nuevas sinapsis neuronales y modifica la realidad que percibimos.

Las experiencias almacenadas alteran la percepción de las siguientes. Si en nuestra infancia conocemos el amor y el cuidado, creceremos en un mundo muy diferente al de un niño desatendido o abandonado. De manera creciente, añadiendo experiencia tras experiencia, construimos nuestra realidad única e irrepetible.

La cognición es un proceso mucho más lento y complejo que el mecanismo automático que nos hace retirar la mano del fuego. Valorar y procesar todos los aspectos relativos a la miríada de estímulos recibidos a diario saturaría nuestro cerebro de enorme pero finita capacidad. Dado que no puede aumentar su velocidad, el cerebro tiende a reducir la complejidad del problema a tratar. Si alguien con aspecto desaliñado llama a nuestra puerta, lo evaluaremos seguramente como un peligro. Es un mecanismo que genera errores, pero que es eficaz a la hora de tomar decisiones rápidas que en algunos contextos pueden suponer la vida o la muerte.

Atribuciones

La atribución en Psicología es una inferencia de las causas del comportamiento propio o de los demás. Si vemos cómo una persona grita a otra, en una fracción de segundo y aun sin datos suficientes, trataremos de dar alguna clase de explicación a lo sucedido. Atribuiremos causas internas o externas al comportamiento de las personas. Si hemos suspendido un examen tenderemos a considerar que estudiar y trabajar es complicado, pero si quien suspende en las mismas circunstancias es alguien que nos disgusta tenderemos a pensar que es un mal estudiante, sin valorar sus circunstancias.

Estereotipos y prejuicios

Parte de nuestras creencias acerca de las personas está basada en estereotipos, una información imprecisa y carente de matices acerca de un grupo de personas. No conocemos a ningún aragonés, pero seguramente conoceremos su estereotipo y es posible que lo usemos en una conversación. Al conocer a un individuo sus estereotipos tienden a difuminarse. Si existe alguna clase de emoción asociada a un estereotipo nos hallamos ante un prejuicio, que implica la irracionalidad de considerar negativamente o positivamente a todos los miembros de un grupo que en realidad desconocemos. Ni los miembros de una etnia son todos delincuentes ni los misioneros son por definición buenas y abnegadas personas. La discriminación es un fenómeno relacionado con estereotipos y prejuicios.

psicologia

Esquemas y roles

Un esquema es un grupo de ideas preconcebidas acerca de personas o situaciones, construidas en base a la propia experiencia o a creencias de otros. Podemos poseer un claro esquema de la conducta esperada de una mujer en una primera cita, que puede ser muy diferente del esquema de comportamiento de esa mujer para una primera cita. Asimismo, esperamos que alguien a quién hemos asignado el rol de persona meticulosa cumpla un esquema de comportamiento que tenemos asociado a ese rol.  Existen abundantes esquemas sobre uno mismo que pueden contener cómo nos comportamos en una reunión de amigos o cómo juzgamos nuestra habilidad musical. Algunos esquemas pueden desencadenarse  automáticamente frente a un estímulo, como sentir miedo y nerviosismo al hablar en público. Cuando alguna experiencia imposible de obviar o denostar contradice claramente uno de nuestros esquemas hablamos de “ruptura de esquemas”.

Sesgos cognitivos

Un sesgo cognitivo es una interpretación no lógica de la percepción. Un sesgo muy estudiado proviene de la acción de nuestro cerebro filtrando y eliminando aquella información contraria a nuestras creencias. Si nos consideramos dotados de buena suerte, no percibiremos las pequeñas ocasiones en las que la mala suerte nos afecta. Incluso, aquella información pertinaz que consigue pasar el filtro y alcanza nuestra consciencia tiende a ser tratada de manera muy poco objetiva. Si nos consideramos personas muy tolerantes, tenderemos a rechazar la información que lo contradiga. Podemos recurrir a la expresión “es la excepción que confirma la regla”, o tratar la información como errónea y no confiable. Por el contrario, valoraremos una opinión favorable de alguien a quien consideramos escasamente.

Asimismo, tendemos a poner a prueba nuestras creencias por métodos que históricamente nos han corroborado antes que por otros de resultado incierto. Nos complace hablar de política con un afín y  no tanto con alguien que no lo es.

El sesgo de falso consenso nos hace creer que nuestra opinión y creencias son más comunes de lo que en realidad son. El sesgo de probabilidad nos lleva a valorar al alza la posibilidad de un suceso. Si un conocido gana en un sorteo de lotería se difuminará la realidad matemática que indica que esa probabilidad es en realidad muy pequeña.

Finalmente, el sesgo por el que consideramos que nuestra cognición está libre de sesgos y que analizamos la realidad y a nuestros semejantes con independencia y justicia. Existen innumerables sesgos cognitivos en los que todos nos reconoceremos con facilidad. Invito al lector a conocerlos con una simple búsqueda en la Red.

Ilusión de control y conocimiento

Somos una especie altamente social y necesitamos a otras personas que escapan de nuestro control efectivo. Creemos poseer una mayor influencia de la real sobre el amor de nuestra pareja, la seguridad de nuestros hijos o la opinión que los demás tienen de nosotros.

El conocimiento que atesoramos resulta infinitesimal en relación a todo cuanto desconocemos. Sobrevaloramos nuestro conocimiento por ser la tierra firme que pisamos, de la misma manera que podemos sobrevalorar la posición e importancia de nuestro planeta en el cosmos.

Nos resulta imposible comparar nuestra subjetiva realidad con algo parecido una realidad objetiva para juzgar su calidad,  pero sí podemos conocer los detalles de cómo nuestro cerebro prefiere la eficacia a la verdad. Podría parecer una buena idea no dar por absolutas creencias y opiniones y tratar de encontrar algo de realidad en la opuesta percepción de otros.

Cómo de engañosa puede ser la percepción. Muy atento a los jugadores con bata blanca:

 

Artículo escrito por Carlos Laguna. Desarrollador de software en Galanta y estudiante de Psicología en la UNED.
Publicado en el nº15 de la revista Ideas Imprescindibles

revolucion-industrial-genetica

Tercera Revolución Industrial: Genética

El cambio de paradigma en tres áreas de conocimiento fundamentales, como son la robótica, la nanotecnología y la genética transforman el mundo de forma sorprendente y a un ritmo nunca visto en la historia de la humanidad. En este artículo vamos a profundizar en la revolución que supone para la humanidad los avances en el campo de la genética, así como los dilemas éticos y morales que dichos avances plantean. Leer más

biomimesis-biodiversidad-2

Humimesis

biomimesis-biodiversidad

Hay ideas que nos rondan por la cabeza durante un tiempo hasta que, tras haber conectado “puntos” previos, empezamos a ver unas posibles maneras de dar forma y sustancia a esos pensamientos. Esos “puntos”, ingredientes clave de la fase ideación, son el fruto de un proceso continuo de aprendizaje formal e informal, de revelaciones súbitas, charlas inesperadas y muchas lecturas sobre otras ideas y conceptos.

Parte de este proceso son los “descubrimientos accidentales”, que alguien poco atento, podría llegar a llamar erróneamente “fortuitos”. No lo son, puesto que suceden justamente sólo si estamos preparados para ellos. Hace unos años descubrí “fortuitamente”, que existía una disciplina que estudiaba cómo entender y extraer de la naturaleza los principios más importantes que rigen su funcionamiento para aplicarlos a los retos a los cuales nos enfrentamos como humanos y como empresas.

Me pareció increíble, y fascinado, empecé a ver vídeos y a leer mucho sobre ella. Empecé a usar la Biomimésis (así se llama, Biomimicry en inglés) en mis presentaciones y me ha servido como punto de partida para nuevas potenciales teorías que se me fueron ocurriendo. Biomimésis (o Biomimética) se compone de Bio (vida) y mimesis (imitar), una mezcla muy prometedora. Se trata de una disciplina que nos ayuda a estudiar y comprender mejor cómo los ecosistemas vivos se desarrollan, prosperan, luchan, cooperan, se protegen, se alimentan, etc. dentro de un cierto contexto ecológico.

El “cómo” lo hacen, es lo que nos interesa e intriga, sobre todo si pensamos a que este sistema complejo se basa en un equilibrio dinámico que sigue desde el origen de la vida en la tierra, hace 3.8 mil millones de años.

Más allá de tecnologías que copian la naturaleza (como por ejemplo el velcro, celdas fotovoltaicas, la forma de los trenes…), que quizás sea lo primero que se nos ocurra, podemos llegar a entender cómo organizarnos mejor, trabajar menos, responder a emergencias, contaminar menos, etc.

Copiar como las hormigas del fuego, en la selva Amazónica, se organizan para salvar juntas la colonia, en poco minutos, frente a las inundaciones estacionales, por citar un ejemplo, es simplemente asombroso.

Hablamos de un universo enorme y fascinante, del cual queda mucho por descubrir y que con la actual pérdida de biodiversidad provocada por nuestro modelo económico, está siendo amenazado y destruido a una velocidad vertiginosa. Alguien dijo un día, cada especie que desaparece, es una biblioteca que se pierde.

En ámbito profesional, este descubrimiento me ha ayudado no sólo en los contenidos de mis presentaciones cuando enseño Diseño Sostenible o Economía Circular, sino en mi proyecto de emprendimiento que se beneficia de un mayor entendimiento del ecosistema económico y laboral gracias a la bioinspiración como “mantra” y lente de observación.

La biomimesis, como ciencia que “hibridadora”, da pie a ulteriores inspiraciones de las cuales surge la Humimesis, otra palabra compuesta, que combina: human (humano) y mimesis (imitar).

Este concepto novedoso nace tras años de viajes y exploración, nace estudiando y observando los pueblos del mundo y las diferentes culturas que habitan en ello.

Se trata de extraer los principios de resiliencia, supervivencia y prosperidad que podemos identificar en las miles de diferentes culturas que existen en la tierra y que están desapareciendo por la globalización. Como la biomimésis, la humimesis ayuda a entender las dinámicas humanas (personales y dentro de un contexto social y empresarial) para identificar buenas prácticas y posibles formas de organización. Estos principios, igual que los biomiméticos nos pueden servir para diseñar mejores negocios, mejor organizados, más eficientes y felices. Es una combinación de antropología, ecología, economía y sociología que da como resultado unas pautas interesantes para entender mejor nuestra realidad y actuar sobre ella para ayudar al cambio de paradigma hacia un mundo más sostenible y próspero.

Entender las prácticas comerciales de los beduinos en el desierto, las increíbles características del idioma criollo en el caribe, la milenaria arquitectura mediterránea en gestión del agua y la agricultura, lo métodos de caza, recolección y redistribución social que fomentan la colaboración o la competición, la teoría de forrajeo optimal por citar algunos ejemplos. Viajamos en el tiempo y en el espacio para redescubrir y reconsiderar los libros de historia y geografía desde una perspectiva nueva, más curiosa y atrevida. El liderazgo, el poder, el juego, la sexualidad en las diferentes culturas. Las nuevas formas de colonización y contagio cultural que se difunden imparables o que por el contrario encuentran una resistencia autóctona indomable. Se trata de ver con ojos más atento cómo la tradiciones se están adaptando o resistiendo a las fuerzas transformadoras de internet y del mercado libre.

Estudiamos la época de los piratas, las complejas civilizaciones precolombinas o la transición de lo rural a urbano de los últimos 50 años. Leemos con otra mirada los testimonios de los deportados de los campos de concentración Nazi, su “kombinacja” (“buscarse la vida” se podría traducir desde la jerga del campo) es resiliencia pura y nos lleva a reflexionar sobre cómo han sobrevivido a la destrucción psicofísica a la cual estaban sometidos. Buenas prácticas que desafían nuestro entendimiento del mundo y nos pone frente a nuestra misma naturaleza, nos obliga a la reflexión, a la honestidad y a la duda que enfrenta cooperación con lucha sin escrúpulos para someter al otro y así arrebatarle el último cacho de pan.

Vemos las culturas indígenas, su simbiosis con el entorno, sus reglas de convivencia con el ecosistema y entre ellos mismos, aprendemos en qué escala puede funcionar una empresa basada en estos principios y que duren en el tiempo. Reconocemos la sabiduría, la organizamos y la recontextualizamos para que no se pierda.

La humimesis, es un primer paso hacia una nueva manera de entender el ser humano y su relación con su profesión, su familia y su entorno. Inspirado por la interpretación que él o ella misma tiene del mundo, acercarnos a aquellos patrones que nos puedan servir para rediseñar nuestra economía, nuestras ciudades, nuestros negocios.

Uno de los factores que han influenciado y siguen impulsando esta investigación interminable de los “por qués” del mundo es la necesidad de entender el rol de cada uno en la sociedad y en el entorno profesional. El proceso de creación y gestión de empresa, por ejemplo, encuentra en la humimesis posible inspiración para explorar nuevas formas organizacionales y económicas más resilientes, más flexibles, más humanas, más felices.

¿Están en los libros de antropología o arqueología las respuesta que muchos profesionales, emprendedores, estudiantes, etc. están buscando? La humimesis nos enseña que sí, pero hay un todo mundo todavía por descubrir y como dijo André Gide, si no tenemos el valor de dejar la vista de la “orilla” desde la cual zarpamos durante un largo tiempo nunca encontraremos nuevos territorios.

 

Artículo escrito Nicola Cerantola • Fundador y Director de Ecologing
Publicado en el nº 10 de la revista Ideas Imprescindibles

Forest-500-califica-a-las-instituciones-que-intervienen-en-la-deforestacion

¿Cómo podríamos salvar los bosques del planeta?

Forest-500-califica-a-las-instituciones-que-intervienen-en-la-deforestacion-2

 

La mano del hombre sigue avanzando imparable sobre el planeta consumiendo los recursos exponencialmente. La deforestación es uno de los problemas naturales más graves a los que nos enfrentamos. Para acercarnos a la solución, antes de que sea demasiado tarde, es necesario “apuntar” a los agentes que más influyen en este fenómeno. Como publica El País, “la lista Forest 500 califica a las instituciones que intervienen en la deforestación. Una lista de las empresas y gobiernos que tienen algo que ver con este enorme negocio. El Gobierno y dos empresas españolas aparecen en ella con un aprobado”.

Leer más