Nuestros caminantes ya han llegado a Roma

Después de dos meses de andadura y dejando tras de sí más de 2.500 kilómetros. Miguel Ángel y Kiko por fin han llegado a Roma. Su viaje ha concluido y una vez más la experiencia del camino se torna mucho más aleccionadora que el destino final.
Lejos quedan ya en la memoria las molestias, los dolores y las incomodidades que han acompañado a Miguel Ángel y Kiko durante su aventura. Sin embargo, difícilmente podrán olvidar las numerosas muestras de cariño que han ido encontrando a su paso. Muchas han sido las personas que les han ayudado a lo largo de su camino, desde la población francesa de Mende, donde reemprendieron su viaje, interrumpido por una inoportuna lesión hace cinco años, hasta la ciudad eterna de Roma.
Miguel Ángel y Kiko han demostrado que se puede vivir sin dinero. Durante toda su andadura se han alojado gratuitamente en albergues, monasterios y hogares; y se han alimentado con la comida donada por muchas personas generosas que encontraban a su paso. La bondad no entiende de razas ni nacionalidades y durante los más de 2.500 kilómetros recorridos, Miguel Ángel y Kiko se han encontrado con decenas de personas que les han sorprendido por su nobleza y generosidad.
El próximo miércoles 20 de abril los dos caminantes aterrizarán en el aeropuerto de Madrid y el jueves por la mañana estaremos con ellos para entrevistarles y grabarles un vídeo donde nos resumirán algunas de sus experiencias.

34-abril-caminantes-mediapost-ideas-imprescindibles 34b-abril-caminantes-mediapost-ideas-imprescindibles

Último día de caminata

Resumen 15-4-2016
Como estamos verdaderamente cansados por el esfuerzo de las últimas jornadas hoy hacemos una etapa corta, de unos 10 kms, de Sutri a Monterosi. Antes de comenzar a caminar, acompañados por Italo (un joven guía de la oficina de turismo de Sutri que nos pasa sin pagar y nos documenta exhaustivamente sobre todo) visitamos las dos cosas más importantes de la localidad: el anfiteatro y el Mitreo. El primero es el único europeo excavado completamente en la roca, y el segundo tumba etrusca, luego Mitreo y finalmente iglesia cristiana. Ambos dignos de ver. El camino a Monterosi lo hacemos por la Ss2, una carretera infernal por el incesante tránsito y la ausencia de arcén. Tan infernal que por vez primera nos hacemos conscientes del peligro que realmente corremos yendo por estas vías. Tras pasar junto a un lago, una vez en Monterosi, entramos en el restaurante de Angélica, donde comemos un buen plato de pasta (cada vez estamos más gordos y tripudos. Cuando regresemos, a régimen). Luego, después de buscar un albergo sin encontrar nada y hacernos a la idea de que habrá que seguir caminando, un hombre se acerca a nosotros y acabamos en un apartamento nuevo con todas las comodidades por 40 € con colazione incluida. Menos mal porque de seguir lo hubiéramos hecho arrastrando como las serpientes.

Resumen 16-4-2016
¡Hoy ha sido el ultimo día de caminata! Todos a los que preguntamos nos aconsejan hacer mañana los 14 kms que nos restan desde La Storta al Vaticano en un medio de transporte. Insisten asegurando la complicación y el riesgo de estas ultimas carreteras y hemos decidido hacerles caso. Así que mañana vamos a tomar un tren y llegaremos en menos de una hora allí, dando por terminado el viaje. Podéis imaginar lo satisfechos que estamos por haberlo conseguido y por las innumerables y extraordinarias experiencias que el mismo nos ha proporcionado.
En relación con la andadura de hoy, de entre 24 y 27 kms solo decir que que el entorno era verde y montañoso, el cansancio muy grande pero animado por la cercanía de la meta y la salud excelente como todos estas jornadas.
Hemos comido en la pizzeria La Calabrisella, donde Bruno nos ha obsequiado varios trozos de buena pizza. Luego hemos ido a las Hermanitas de los pobres, que no tenían ya sitio libre alguno. Después, las “Suores del Sacro Cuore” nos negaban la entrada porque no teníamos dinero y porque no tenían sitio libre¿?. Al final, tras recordarles las palabras de Jesús en relación con la generosidad con el necesitado nos han instado en el gimnasio.

Resumen 17-4-2016
Esta mañana cogimos un tren que cubrió los 15 kms que nos separaban de Vaticano. Estamos un albergue tutelado por una hermandad de caminantes cuyos responsables nos tratan con el mayor cariño. El viaje ha terminado ¡Viva el viaje! Tremendos abrazos par todos.

33a-abril-caminantes-mediapost-ideas-imprescindibles 33b-abril-caminantes-mediapost-ideas-imprescindibles

Seguimos el camino con la intención de llegar hasta Sutri

Todavía en Viterbo visitamos la iglesia de Santa María de la Veritá en la que nos llama la atención un cuadro llamado “La Pietá” por la luz que contiene. Salimos al camino con la intención de llegar hasta Sutri, a unos 30 kms de distancia. Pensamos que será un último esfuerzo que nos permitirá llegar en tres días más a Roma. Después de Ponte di Cetti llegamos a Pian de San Martino y luego unos 3 kms antes de Vetralla nos llama un cura que ha dejado su coche junto a la carretera. Se llama don Luigi, nos ha visto andando por el camino y nos ha esperado para que comamos con él y los asilados en su parroquia. En consecuencia quedamos con él en la iglesia de San Francisco de Vetralla, a donde llegamos una hora después. Todos han esperado nuestra llegada y pasamos al comedor para tomar una pequeña colación, igual para todos los presentes. Un gran tipo este don Luigi. Al final, dirigimos un pequeño discurso a los asistentes (en su mayoría niños) y salimos de la parroquia y de Vetralla. En Sutri, el párroco no nos hace el menor caso, ni siquiera cuando le recordamos las palabras de Jesús afirmando la obligación de asistir al peregrino como si fuera a él mismo y vamos a las carmelitas. Allí una suore y otra después nos dicen que a menos de que paguemos 15 € por cabeza no podremos dormir allí y no queda otro remedio que hacerlo así. Estas monjas tampoco han entendido el mensaje del Señor, y tienen muy presente que no deben dar nada por nada. Que distintas a don Luigi. Rezaremos por ellas.

32a-abril-caminantes-mediapost-ideas-imprescindibles 32b-abril-caminantes-mediapost-ideas-imprescindibles 32c-abril-caminantes-mediapost-ideas-imprescindibles

Tras caminar 31 Km llegamos a Viterbo, una ciudad muy grande

Rina sale a despedirnos y nos regala una especie de panetone riquísimo, de un kilo y nombre “colomba”.
Carretera estrecha, con curvas y prácticamente plana. A la derecha el lago Bolsena que vamos bordeando y a la izquierda los montes y sus laderas que a veces caen en pendiente acusada sobre la carretera. Llueve mucho y no podemos parar para hacer alguna foto que, por otra parte, no sería nada significativa. Cerca de Montefiascone vuelven las curvas con subidas y bajadas y acaba desapareciendo el lago. Tras un descenso pronunciado llegamos a Montefiascone y detenemos la andadura para hacer algunas fotos. Luego pasamos por Zepponami y otro pueblo cuyo nombre no recuerdo. Vemos por vez primera en Italia un rebaño de ovejas. En el restaurante Fel Gas que hay en una gasolinera Gian Lucca nos da de comer y seguimos hacia Viterbo, una ciudad grande cuya tediosa y larga entrada recuerda a la de Burgos en el Camino de Santiago. Aquí, tras muchas intentonas nadie nos da hospitalidad y, muy cansados por los 31 kms recorridos nos metemos en el hotel Viterbo Inn por el módico precio de 30 € los dos tras explicar el viaje que realizamos.

31a-abril-caminantes-mediapost-ideas-imprescindibles 31b-abril-caminantes-mediapost-ideas-imprescindibles 31c-abril-caminantes-mediapost-ideas-imprescindibles

Llegamos a Bolsena, tras haber cubierto 20 km de etapa

Antes de salir de Aquaponte vamos a la “caserna” de los carabinieri para entregar una cartera que Kiko se encontró ayer al entrar en la ciudad. Como es lógico la habían robado y, después de coger los billetes que tuviera la arrojaron a la carretera. En consecuencia estamos un buen rato allí y Kiko debe firmar un formulario que acredita la entrega. Luego vamos a la basílica donde está la cripta del Santo Sepulcro y al verla abierta la visitamos. Cuando emprendemos la marcha lo hacemos por un terreno más llano y un paisaje cada vez menos suave que el de la Toscana. En San Lorenzo Nuovo entramos a ver la iglesia y al salir de ese “paese” avistamos el lago Bolsena, con un par de islas en su interior. En una continua bajada, y con solo un largo descanso con baño de pies incluido, llegamos a Bolsena, tras haber cubierto los 20 kms de la etapa. Sin tener que pagar nada nos alojamos en la “Casa di Preghiera Santa Cristina”, gracias a la amable alberguera Rina, que nos trata con mucho afecto. Gracias le son dadas.

30a-abril-caminantes-mediapost-ideas-imprescindibles 30b-abril-caminantes-mediapost-ideas-imprescindibles 30c-abril-caminantes-mediapost-ideas-imprescindibles

Salimos de Siena, ciudad de calles tortuosas y empinadas

A pesar de la copiosa cena que nos puso sor Ginetta dormimos bien. Salimos del albergue y el día está totalmente nublado y con una lluvia que salvo escasos momentos acompañará nuestro caminar. Pasamos la plaza del Mercado y la del Campo y vamos a fotografiar el “duomo”. Lo hacemos sin problemas por fuera, pero debemos discutir con una joven que nos prohíbe entrar y convencer a un cura que en principio también se negaba a dejarnos pasar. Luego debemos salir porque otro joven, éste muy airado, se pone pesado y no queremos enfrentarnos más. La salida de Siena es muy pesada, con calles tortuosas y empinadas que parece que nunca van a acabar y continuas casas viejas de ladrillo rojo. Sin que la lluvia nos permita hacer fotos abandonamos por fin la ciudad y caminamos por las crestas de las colinas, viendo como los caserios se suceden pintando de color rojo el mar de color verde que forman los trigales que alternan con plantaciones de habas. La carretera SR2 que seguimos es ¡como no! estrecha, con continuas curvas y sin arcenes. Así pasamos Isola d’Arbia y Monteroni d’Arbia, donde no encontramos lugar donde dormir. En consecuencia seguimos camino y dejamos atrás también Lucignano d’Arbia para llegar a Ponte d’Arbia donde un señor inválido, de nombre Dino, que va en un cochecito de ruedas nos ofrece dormir gratis en el albergue de la Vía Francigena. El lugar está muy bien y dejando las mochilas nos encaminamos al restaurante que está enfrente y, tras pedirlo, nos dan una excelente comida. En dueño se llama Mali, y su hijo Nadim, son de origen palestino (concretamente de Amman, en Jordania) y verdaderamente generosos. Luego, con los diez euros que nos dio hace unos días una mujer, compramos la cena que cocinaremos esta noche en el albergue (espagueti con salsa arrabiata y fruta) y también leche y galletas para el desayuno de mañana.

29a-abril-caminantes-mediapost-ideas-imprescindibles 29b-abril-caminantes-mediapost-ideas-imprescindibles 29c-abril-caminantes-mediapost-ideas-imprescindibles 29d-abril-caminantes-mediapost-ideas-imprescindibles

Llegamos al castillo de Staggia de Senese

Desayunamos en el hotel. El sistema es de autoservicio y lo hacemos contundentemente. El día es precioso y caminamos hacia Monteriggioni, subiendo y bajando colinas. No resulta cansado y disfrutamos del paisaje y el paseo, más aún sabiendo que quedan pocos días para llegar a Roma y después echaremos de menos tanta naturaleza y libertad. Hacemos una parada para descansar, respirar a fondo mirando al sol y abrazar algunos árboles, lo cual nos llena de energía. Al comenzar la marcha, curiosamente, a los dos nos dolían un poco las rodillas, pero eso pasó pronto y ahora están perfectamente. Pasamos por Bellavista, Malasalita, Caduta y otro pueblo llamado Staggia de Senese que tiene un bonito castillo. Finalmente, después de una empinada cuesta, llegamos al turístico Monteriggione, amurallado encima de un monte. Pedimos comida en el restaurante “Antico Travaglio”, donde Fabricio y la boliviana Estrella nos sirven un gran plato de espaguetis con tomate y queso, agua, pan y café. No encontramos ningún sitio donde entrar sin pagar y decidimos seguir hasta Siena, donde nos han hablado de la suore Gineta que siempre da asilo a los peregrinos en su Casa Santa Luisa. El camino hasta allí no ofrece nada verdaderamente notable, lo que unido al cansancio por los 27/28 kms que hacemos en total para llegar a Siena hace que nos entretengamos lo menos posible con fotos y admiración del paisaje. Ya en Siena los franciscanos dicen no poder darnos nada y recomiendan ir a la suore Gineta. Así lo hacemos y ésta nos brinda una excelente acogida: nos instala en una habitación con dos camas y baño completo diciendo que tendremos cena y desayuno por la mañana.

27b-abril-caminantes-mediapost-ideas-imprescindibles 28a-abril-caminantes-mediapost-ideas-imprescindibles 28c-abril-caminantes-mediapost-ideas-imprescindibles

Dejamos atrás Tavarnelle

Desayunamos los restos que quedan de lo que nos dio ayer don Maximiliano (junto a algunos otros recibidos anteriormente) y salimos temprano al camino. Otro buen día. Los paisajes verdes, varios riachuelos y un par de castillos sobre los montes cercanos donde distraer nuestra mirada en la jornada. Nada más salir emprendemos una larga bajada que nos lleva hasta Calzaiolo. Luego vemos la iglesia de San Colombano y dejamos atrás Tavarnelle. La estrecha carretera está momentáneamente cortada porque una furgoneta ha tenido un accidente y ha llegado una ambulancia. Como nosotros si podemos, seguros de que la cosa no debe ser grave seguimos nuestro camino. Dejamos también atrás Barberino y, viendo algunas haciendas agrícolas en la distancia y continuos campos de viñedo (es la tierra del chianti) pasamos San Martino e iniciamos otro largo y pesado descenso que nos deja en Poggibonsi. Muy cansados por los 25 kms recorridos.
Vemos una espadaña y vamos allí para solucionar donde pasar la noche. Pero el cura no está, nos acercamos a un restaurante para pedir algo de comer y hacer tiempo. Nos dan dos “panini” que, unidos a una hogaza de pan y 300 gramos de mortadela que sacamos en dos locales contiguos, serán nuestra comida de hoy. La joven de la mortadela es de Badajoz, muy simpática, se llama Elena, lleva cinco años en Italia y es una de las dueñas del local. (Lo suponemos por el letrero de la fachada).
No conseguimos alojamiento gratuito en ningún sitio y acabamos en una habitación del hotel Alcide, por 45 €, desayunos incluidos.

27a-abril-caminantes-mediapost-ideas-imprescindibles 27b-abril-caminantes-mediapost-ideas-imprescindibles 27c-abril-caminantes-mediapost-ideas-imprescindibles

Cruzamos un cementerio de 5.000 tumbas camino a la Toscana

Tal como pensamos ayer, salimos andando hacia San Casciano Val di Pesa. Abandonar Florencia cuesta bastante tiempo, lo que nos lleva a pensar que los 16 km que dicen que hay hasta esa localidad serán algunos más. Día muy bueno y soleado. El paisaje es el propio de la Toscana, y muy bonito. La carretera es a veces empinada y siempre peligrosa por la estrechez de la misma y sus muchas curvas, combinación realmente temible con demasiada frecuencia. Lo más notable del día es la visita a un cementerio de soldados americanos muertos en combate en el norte de Italia en el curso de la segunda guerra mundial, (unas 5000 tumbas. Cuatro kms antes de acometer la larga cuesta que nos llevará hasta nuestro destino. Paramos en el restaurante Trattoria di’sor Paolo, y su dueño, Mario, nos da de comer sentados a una mesa. Ya en San Casciano Val di Pesa, el prete de la iglesia de San Cassiano, don Maximiliano, nos acoge en una sala para festejos de la parroquia que tienen junto a una pequeña iglesia en las afueras. Al decirle que yo no llevo saco de dormir ni esterilla, contesta que lo solucionará. Efectivamente: al poco dos mujeres traen un somier y un colchón que, junto a la manta que él mismo me entrega, harán que hoy duerma como un bendito. Por último nos da una bolsa con mucha comida para que cenemos.

Olvidaba decir que lo de dormir se ha arreglado gracias a una señorita chilena a la que me he dirigido para preguntarle como se podía localizar al prete. Se llama Verónica y ha hecho todo lo posible por ayudarnos hasta conseguirlo. Curiosamente, como en otras ocasiones, estas personas surgen en el momento oportuno, y nos dirigimos a ellas, sin saber por qué, aunque haya otras cerca. Sé que parece una tontería, pero parecen puestas en el camino para hacérnoslo más grato.

26a-abril-caminantes-mediapost-ideas-imprescindibles 26b-abril-caminantes-mediapost-ideas-imprescindibles 26c-abril-caminantes-mediapost-ideas-imprescindibles

 

Llegamos a Florencia

A las diez y media llegamos a Florencia, y después de pedir en más de diez sitios e ir de un lado a otro nos han acogido unas monjas, pero solo hoy. Mañana Kiko lo tiene ya arreglado pero el domingo (para él) y el lunes para los dos (yo ya habré regresado) está de momento negro. Como siempre confiamos en arreglarlo. Mando unas fotos del duomo de Florencia (ciudad turística sin duda, pero a la vez inhumana).
25a-abril-caminantes-mediapost-ideas-imprescindibles 25b-abril-caminantes-mediapost-ideas-imprescindibles 25c-abril-caminantes-mediapost-ideas-imprescindibles