turismo-sostenible-patagonia-chilena

La Patagonia chilena

turismo-sostenible-patagonia-chilena

Lagos esmeraldas, profundos fiordos, aguas prístinas, ríos torrenciales, bosques lluviosos impenetrables, innumerables islas deshabitadas, volcanes activos, inmensos glaciares y, como telón de fondo…los picos nevados de los Andes. Esa imagen tan bella es la que guarda mi memoria cuando escucho hablar de la Patagonia chilena. Leer más

Nuestros caminantes ya han llegado a Roma

Después de dos meses de andadura y dejando tras de sí más de 2.500 kilómetros. Miguel Ángel y Kiko por fin han llegado a Roma. Su viaje ha concluido y una vez más la experiencia del camino se torna mucho más aleccionadora que el destino final.
Lejos quedan ya en la memoria las molestias, los dolores y las incomodidades que han acompañado a Miguel Ángel y Kiko durante su aventura. Sin embargo, difícilmente podrán olvidar las numerosas muestras de cariño que han ido encontrando a su paso. Muchas han sido las personas que les han ayudado a lo largo de su camino, desde la población francesa de Mende, donde reemprendieron su viaje, interrumpido por una inoportuna lesión hace cinco años, hasta la ciudad eterna de Roma.
Miguel Ángel y Kiko han demostrado que se puede vivir sin dinero. Durante toda su andadura se han alojado gratuitamente en albergues, monasterios y hogares; y se han alimentado con la comida donada por muchas personas generosas que encontraban a su paso. La bondad no entiende de razas ni nacionalidades y durante los más de 2.500 kilómetros recorridos, Miguel Ángel y Kiko se han encontrado con decenas de personas que les han sorprendido por su nobleza y generosidad.
El próximo miércoles 20 de abril los dos caminantes aterrizarán en el aeropuerto de Madrid y el jueves por la mañana estaremos con ellos para entrevistarles y grabarles un vídeo donde nos resumirán algunas de sus experiencias.

34-abril-caminantes-mediapost-ideas-imprescindibles 34b-abril-caminantes-mediapost-ideas-imprescindibles

Último día de caminata

Resumen 15-4-2016
Como estamos verdaderamente cansados por el esfuerzo de las últimas jornadas hoy hacemos una etapa corta, de unos 10 kms, de Sutri a Monterosi. Antes de comenzar a caminar, acompañados por Italo (un joven guía de la oficina de turismo de Sutri que nos pasa sin pagar y nos documenta exhaustivamente sobre todo) visitamos las dos cosas más importantes de la localidad: el anfiteatro y el Mitreo. El primero es el único europeo excavado completamente en la roca, y el segundo tumba etrusca, luego Mitreo y finalmente iglesia cristiana. Ambos dignos de ver. El camino a Monterosi lo hacemos por la Ss2, una carretera infernal por el incesante tránsito y la ausencia de arcén. Tan infernal que por vez primera nos hacemos conscientes del peligro que realmente corremos yendo por estas vías. Tras pasar junto a un lago, una vez en Monterosi, entramos en el restaurante de Angélica, donde comemos un buen plato de pasta (cada vez estamos más gordos y tripudos. Cuando regresemos, a régimen). Luego, después de buscar un albergo sin encontrar nada y hacernos a la idea de que habrá que seguir caminando, un hombre se acerca a nosotros y acabamos en un apartamento nuevo con todas las comodidades por 40 € con colazione incluida. Menos mal porque de seguir lo hubiéramos hecho arrastrando como las serpientes.

Resumen 16-4-2016
¡Hoy ha sido el ultimo día de caminata! Todos a los que preguntamos nos aconsejan hacer mañana los 14 kms que nos restan desde La Storta al Vaticano en un medio de transporte. Insisten asegurando la complicación y el riesgo de estas ultimas carreteras y hemos decidido hacerles caso. Así que mañana vamos a tomar un tren y llegaremos en menos de una hora allí, dando por terminado el viaje. Podéis imaginar lo satisfechos que estamos por haberlo conseguido y por las innumerables y extraordinarias experiencias que el mismo nos ha proporcionado.
En relación con la andadura de hoy, de entre 24 y 27 kms solo decir que que el entorno era verde y montañoso, el cansancio muy grande pero animado por la cercanía de la meta y la salud excelente como todos estas jornadas.
Hemos comido en la pizzeria La Calabrisella, donde Bruno nos ha obsequiado varios trozos de buena pizza. Luego hemos ido a las Hermanitas de los pobres, que no tenían ya sitio libre alguno. Después, las “Suores del Sacro Cuore” nos negaban la entrada porque no teníamos dinero y porque no tenían sitio libre¿?. Al final, tras recordarles las palabras de Jesús en relación con la generosidad con el necesitado nos han instado en el gimnasio.

Resumen 17-4-2016
Esta mañana cogimos un tren que cubrió los 15 kms que nos separaban de Vaticano. Estamos un albergue tutelado por una hermandad de caminantes cuyos responsables nos tratan con el mayor cariño. El viaje ha terminado ¡Viva el viaje! Tremendos abrazos par todos.

33a-abril-caminantes-mediapost-ideas-imprescindibles 33b-abril-caminantes-mediapost-ideas-imprescindibles

Seguimos el camino con la intención de llegar hasta Sutri

Todavía en Viterbo visitamos la iglesia de Santa María de la Veritá en la que nos llama la atención un cuadro llamado “La Pietá” por la luz que contiene. Salimos al camino con la intención de llegar hasta Sutri, a unos 30 kms de distancia. Pensamos que será un último esfuerzo que nos permitirá llegar en tres días más a Roma. Después de Ponte di Cetti llegamos a Pian de San Martino y luego unos 3 kms antes de Vetralla nos llama un cura que ha dejado su coche junto a la carretera. Se llama don Luigi, nos ha visto andando por el camino y nos ha esperado para que comamos con él y los asilados en su parroquia. En consecuencia quedamos con él en la iglesia de San Francisco de Vetralla, a donde llegamos una hora después. Todos han esperado nuestra llegada y pasamos al comedor para tomar una pequeña colación, igual para todos los presentes. Un gran tipo este don Luigi. Al final, dirigimos un pequeño discurso a los asistentes (en su mayoría niños) y salimos de la parroquia y de Vetralla. En Sutri, el párroco no nos hace el menor caso, ni siquiera cuando le recordamos las palabras de Jesús afirmando la obligación de asistir al peregrino como si fuera a él mismo y vamos a las carmelitas. Allí una suore y otra después nos dicen que a menos de que paguemos 15 € por cabeza no podremos dormir allí y no queda otro remedio que hacerlo así. Estas monjas tampoco han entendido el mensaje del Señor, y tienen muy presente que no deben dar nada por nada. Que distintas a don Luigi. Rezaremos por ellas.

32a-abril-caminantes-mediapost-ideas-imprescindibles 32b-abril-caminantes-mediapost-ideas-imprescindibles 32c-abril-caminantes-mediapost-ideas-imprescindibles

pitching-oratoria-2

Te la juegas en los primeros 30 segundos de tu presentación

pitching-oratoria

Medio minuto puede cambiar el futuro. De nada servirán los largos años de estudio y trabajo si en los primeros 30 segundos de conversación alguien no causa buena impresión a la persona que busca que le contrate o que participe en su proyecto. Pasado ese tiempo, el interlocutor ya se ha hecho una idea y tiene construido un prejuicio favorable o desfavorable para ti. A todos nosotros nos ha tocado, o nos tocará tarde o temprano, exponer algún tema, realizar una presentación a una audiencia, vender a un cliente, convencer a un comité de dirección o simplemente obtener una decisión de alguien sobre algo en concreto. Para ello, elaboramos de forma consciente o inconsciente estrategias para conseguir nuestro objetivo. Pero cuando llega el momento: ¿Que suele ocurrir fisiológicamente en tu interior? ¿Cómo llevas tu diálogo interior? Esa vocecita que termina dominando a la parte más débil; la que lo va a hacer fantásticamente bien o la que va a minar y destrozar tu presentación. ¿Estás seguro de que cuando llegue el momento la voz no te va a temblar? ¿Vas a desarrollar cada idea una a una y sin atropellarte? ¿Vas a estar tan seguro en público como lo estás en privado? Somos humanos, frágiles y falibles. Y estamos acosados por el mismo tipo de fantasma: el miedo. Ahora bien; ¿miedo a qué? Fundamentalmente, miedo al fracaso, al ridículo. Aprende los pasos para desactivar la bomba de relojería del pánico y ayúdate por las técnicas de la inteligencia emocional y la PLN. El control de tus emociones te ayudará a mejorar tus estados anímicos para facilitar una mejor comunicación. “El miedo es una forma de percibir la realidad”, dice el Maestro Ferreiro. Y de percibirte, sobre todo, a ti mismo en relación a los demás. Añade también que “el miedo es un mantra: detrás está el tesoro”. ¿Cómo llegar a él?

Tú eres el canal de comunicación y no tu presentación Powerpoint, tu teaser o tu ejecutable. Tú eres el que has de transmitir emociones a tu audiencia para que sienta tu proyecto. Sin emoción, no hay conexión. En el sector del cine y del audiovisual somos generadores de emociones para que nuestras audiencias las vivan. Debemos pensar igual cuando realizamos presentaciones. Debe identificar primero la emoción que se genera en ti al momento de plantarte ante una audiencia: ansiedad, timidez, angustia, miedo. Detecta como se manifiesta fisiológicamente y mentalmente ti. Identifícala y ponle nombre. A partir de su toma de conciencia, la puedes trabajar y regular para dominarla y evitar que te domine.
Un 1% de inspiración y 99% de transpiración. Antes de alcanzarlo, debes prepararte muy bien. Esta es la segunda clave para realizar un buen pitch: la preparación. Es decir un 1% de inspiración y 99% de transpiración. Cuanto mejor preparado llegues, más confianza tendrás en ti mismo para vencer y superar tu miedo escénico o terror al ridículo. Debes pensar al revés: Cuanto más breve, mejor y no empecinarte a querer contarlo todo. Lo breve despierta interés y curiosidad. Debes ser breve, claro y directo con mensajes simples y entendibles para todos. Para ello, deberás preparar y definir los objetivos de cada presentación: Qué proyecto, Cómo lo presento, Cuándo, a Quién, Dónde, Por qué (necesidad, objetivo y propuesta).

Tómate tu tiempo para preparar el pitch y trabaja con meticulosidad cada uno de los elementos. Eso te permitirá conocer al 100% tu proyecto, estudiarlo, empollarlo y empaparte de cada uno de los detalles. Trabaja las debilidades de tu proyecto y piensa cómo corregirlas. Eso te dará mucha confianza en el momento de presentar y eliminará parcialmente tu miedo escénico y tus nervios. Elabora una breve declaración o mini declaración sobre tu propuesta de valor, es decir, el valor que aportas a otras personas a través de tu proyecto. La propuesta de valor es similar al concepto de propuesta única de venta (PUV), sin embargo, el foco es más externo que interno. Tendrá que tener una versión corta y otra más larga, dependiendo de la situación. Debes pensar en la sal y pimienta emocional que van a llevar tus mensajes y que permitirán conectar con tu interlocutor o tu audiencia. Debes también darle una estructura a tu pitch, partiendo de lo sencillo a lo complejo.

Aplica la siguiente metodología simple para preparar un buen pitch. Vuelca sobre la mesa de trabajo todos los elementos de desarrollo de que dispones del proyecto: objetivos, contenidos, estructura, tiempo, presupuesto, análisis del interlocutor, etc. Planifica tu presentación trabajando un texto o un breve esquema. Sintetiza los mensajes que quieres transmitir, como paso previo. Crea la base para que tu presentación dure como máximo veinte minutos, con una estructura similar a la de un guión. Es decir, escribe una primera versión de trabajo de una duración máxima de 20 minutos para una determinada audiencia y, a partir de ahí, edita versiones más reducidas de quince minutos, luego de diez y cinco minutos y, por último, redacta la del ascensor: dilo todo en dos a tres minutos, y después vuelve a destilarlo y dejarlo en 60 a 90 segundos máximo. Te tocará hacer distintos tipos de pitchings, más largos o más cortos, de tres minutos o de veinte, a una persona, un grupo o una audiencia. Se trata de destilar el mensaje de acuerdo con las situaciones. Adapta esas versiones a los diferentes tipos de interlocutores y al tiempo concedido. Cada pitch será menor que la versión anterior y estará adaptado y ajustado al tiempo disponible, al interlocutor y al contexto. Pensemos en un acordeón que abrimos y cerramos según la “partitura”, el objetivo, el contexto y la audiencia. No tengas miedo en pensar diferente o en ser objeto de controversia. El valor diferenciador marca muchas veces el camino a seguir.

El 93% de nuestra comunicación depende de nuestra expresión corporal. La tercera clave es tener la habilidad de poder conocer tu expresión corporal y mejorarla para canalizar mejor tu mensaje. El 93% de nuestra comunicación depende de ello. No olvides que vivimos en un mundo de emociones y debemos saber generarlas en los demás. Recuerda que la gente compra por la emoción, no por la lógica, y se hace una primera impresión durante los primeros segundos de primer encuentro. ¿Qué emociones generaran tus mensajes en la audiencia? Llama la atención de alguna manera a través de la emoción para no ser un invisible más que pasó por ahí. Nuestros mejores recuerdos son los emocionales. Déjale “algo” a tu audiencia para recordar conectando con ella.

Los mejores e inspiradores pitchs son los que nos hacen a diario los niños cuando quieren que les compres algo que saben que no van a sacarte a la primera. Observarlos con detenimiento es recibir toda una clase magistral. Mi hijo es un campeón del que aprendo a diario. En nuestro sector, somos corredores de fondo que “vendemos” intangibles, un humo creativo de historias que buscan materializarse en imágenes y sonidos. Utilizarás el pitch continuamente, en todas las etapas de la producción audiovisual, ya sea en la fase de desarrollo, el casting, la selección del talento, la financiación, la producción o la distribución, y para instar a terceros que otorguen más fondos, medios o recursos al proyecto. Los productores que elaboran un pitch tienden a confeccionar un paquete de producción (Packaging) como hemos visto, que es entregado a cada inversor potencial o interesado en participar en la obra.

No hay una fórmula mágica, cada pitch es diferente y dependerá sobre todo de quién lo hace y de cómo lo ha preparado. Todos deben realizarse con pasión, emoción y entusiasmo.
Los 10 buenos ingredientes para hacer un buen pitch:

  1. Control de ti mismo e inteligencia social: Domina tus emociones y evita que te dominen.
  2. Brevedad: Céntrate en lo importante
  3. Simplicidad: facilitará la compresión
  4. Pasión, entusiasmo. Recuerda que la gente compra por la emoción, no por la lógica, y se hace una primera impresión durante los primeros segundos del encuentro. Ponedle emoción a tus mensajes para que la audiencia sienta tu proyecto.
  5. Naturalidad: Ser tú, no usurpes personalidades o hacerte pasar por lo que no eres.
  6. Preparación: trabaja con profundidad las presentaciones, reducirás tu nivel de estrés y nerviosismo. Te empoderaras de tu proyecto. Podrás improvisar en cualquier lugar y en cualquier momento un pitch con la duración adecuada a las circunstancias y a los interlocutores.
  7. Escucha activa: habilidad de escuchar no sólo lo que la persona está expresando directamente, sino también los sentimientos, ideas o pensamientos que subyacen a lo que se está diciendo.
  8. Empatía: generarla antes de llegar a la propuesta de negocio.
  9. Credibilidad, firmeza y confianza: Tus interlocutores querrán hacer parte de tu proyecto.
  10. Buena expresión corporal (Aprende a leer la expresión corporal de los demás)

 

Artículo escrito por Paco Rodríguez • Consultor • www.mediaconsulting.es

Publicado en el nº 9 de la revista Ideas Imprescindibles

Tras caminar 31 Km llegamos a Viterbo, una ciudad muy grande

Rina sale a despedirnos y nos regala una especie de panetone riquísimo, de un kilo y nombre “colomba”.
Carretera estrecha, con curvas y prácticamente plana. A la derecha el lago Bolsena que vamos bordeando y a la izquierda los montes y sus laderas que a veces caen en pendiente acusada sobre la carretera. Llueve mucho y no podemos parar para hacer alguna foto que, por otra parte, no sería nada significativa. Cerca de Montefiascone vuelven las curvas con subidas y bajadas y acaba desapareciendo el lago. Tras un descenso pronunciado llegamos a Montefiascone y detenemos la andadura para hacer algunas fotos. Luego pasamos por Zepponami y otro pueblo cuyo nombre no recuerdo. Vemos por vez primera en Italia un rebaño de ovejas. En el restaurante Fel Gas que hay en una gasolinera Gian Lucca nos da de comer y seguimos hacia Viterbo, una ciudad grande cuya tediosa y larga entrada recuerda a la de Burgos en el Camino de Santiago. Aquí, tras muchas intentonas nadie nos da hospitalidad y, muy cansados por los 31 kms recorridos nos metemos en el hotel Viterbo Inn por el módico precio de 30 € los dos tras explicar el viaje que realizamos.

31a-abril-caminantes-mediapost-ideas-imprescindibles 31b-abril-caminantes-mediapost-ideas-imprescindibles 31c-abril-caminantes-mediapost-ideas-imprescindibles

Llegamos a Bolsena, tras haber cubierto 20 km de etapa

Antes de salir de Aquaponte vamos a la “caserna” de los carabinieri para entregar una cartera que Kiko se encontró ayer al entrar en la ciudad. Como es lógico la habían robado y, después de coger los billetes que tuviera la arrojaron a la carretera. En consecuencia estamos un buen rato allí y Kiko debe firmar un formulario que acredita la entrega. Luego vamos a la basílica donde está la cripta del Santo Sepulcro y al verla abierta la visitamos. Cuando emprendemos la marcha lo hacemos por un terreno más llano y un paisaje cada vez menos suave que el de la Toscana. En San Lorenzo Nuovo entramos a ver la iglesia y al salir de ese “paese” avistamos el lago Bolsena, con un par de islas en su interior. En una continua bajada, y con solo un largo descanso con baño de pies incluido, llegamos a Bolsena, tras haber cubierto los 20 kms de la etapa. Sin tener que pagar nada nos alojamos en la “Casa di Preghiera Santa Cristina”, gracias a la amable alberguera Rina, que nos trata con mucho afecto. Gracias le son dadas.

30a-abril-caminantes-mediapost-ideas-imprescindibles 30b-abril-caminantes-mediapost-ideas-imprescindibles 30c-abril-caminantes-mediapost-ideas-imprescindibles

Salimos de Siena, ciudad de calles tortuosas y empinadas

A pesar de la copiosa cena que nos puso sor Ginetta dormimos bien. Salimos del albergue y el día está totalmente nublado y con una lluvia que salvo escasos momentos acompañará nuestro caminar. Pasamos la plaza del Mercado y la del Campo y vamos a fotografiar el “duomo”. Lo hacemos sin problemas por fuera, pero debemos discutir con una joven que nos prohíbe entrar y convencer a un cura que en principio también se negaba a dejarnos pasar. Luego debemos salir porque otro joven, éste muy airado, se pone pesado y no queremos enfrentarnos más. La salida de Siena es muy pesada, con calles tortuosas y empinadas que parece que nunca van a acabar y continuas casas viejas de ladrillo rojo. Sin que la lluvia nos permita hacer fotos abandonamos por fin la ciudad y caminamos por las crestas de las colinas, viendo como los caserios se suceden pintando de color rojo el mar de color verde que forman los trigales que alternan con plantaciones de habas. La carretera SR2 que seguimos es ¡como no! estrecha, con continuas curvas y sin arcenes. Así pasamos Isola d’Arbia y Monteroni d’Arbia, donde no encontramos lugar donde dormir. En consecuencia seguimos camino y dejamos atrás también Lucignano d’Arbia para llegar a Ponte d’Arbia donde un señor inválido, de nombre Dino, que va en un cochecito de ruedas nos ofrece dormir gratis en el albergue de la Vía Francigena. El lugar está muy bien y dejando las mochilas nos encaminamos al restaurante que está enfrente y, tras pedirlo, nos dan una excelente comida. En dueño se llama Mali, y su hijo Nadim, son de origen palestino (concretamente de Amman, en Jordania) y verdaderamente generosos. Luego, con los diez euros que nos dio hace unos días una mujer, compramos la cena que cocinaremos esta noche en el albergue (espagueti con salsa arrabiata y fruta) y también leche y galletas para el desayuno de mañana.

29a-abril-caminantes-mediapost-ideas-imprescindibles 29b-abril-caminantes-mediapost-ideas-imprescindibles 29c-abril-caminantes-mediapost-ideas-imprescindibles 29d-abril-caminantes-mediapost-ideas-imprescindibles

Llegamos al castillo de Staggia de Senese

Desayunamos en el hotel. El sistema es de autoservicio y lo hacemos contundentemente. El día es precioso y caminamos hacia Monteriggioni, subiendo y bajando colinas. No resulta cansado y disfrutamos del paisaje y el paseo, más aún sabiendo que quedan pocos días para llegar a Roma y después echaremos de menos tanta naturaleza y libertad. Hacemos una parada para descansar, respirar a fondo mirando al sol y abrazar algunos árboles, lo cual nos llena de energía. Al comenzar la marcha, curiosamente, a los dos nos dolían un poco las rodillas, pero eso pasó pronto y ahora están perfectamente. Pasamos por Bellavista, Malasalita, Caduta y otro pueblo llamado Staggia de Senese que tiene un bonito castillo. Finalmente, después de una empinada cuesta, llegamos al turístico Monteriggione, amurallado encima de un monte. Pedimos comida en el restaurante “Antico Travaglio”, donde Fabricio y la boliviana Estrella nos sirven un gran plato de espaguetis con tomate y queso, agua, pan y café. No encontramos ningún sitio donde entrar sin pagar y decidimos seguir hasta Siena, donde nos han hablado de la suore Gineta que siempre da asilo a los peregrinos en su Casa Santa Luisa. El camino hasta allí no ofrece nada verdaderamente notable, lo que unido al cansancio por los 27/28 kms que hacemos en total para llegar a Siena hace que nos entretengamos lo menos posible con fotos y admiración del paisaje. Ya en Siena los franciscanos dicen no poder darnos nada y recomiendan ir a la suore Gineta. Así lo hacemos y ésta nos brinda una excelente acogida: nos instala en una habitación con dos camas y baño completo diciendo que tendremos cena y desayuno por la mañana.

27b-abril-caminantes-mediapost-ideas-imprescindibles 28a-abril-caminantes-mediapost-ideas-imprescindibles 28c-abril-caminantes-mediapost-ideas-imprescindibles

habitos-positivos

La magia de los hábitos clave

habitos-positivos

Existen algunos hábitos que son más esenciales que otros, por el simple hecho de que sirven como áncora para otros hábitos positivos. Son hábitos con un efecto dominó sobre tu día a día, ya que facilitan la creación de otros hábitos positivos.

Yo los llamo los hábitos clave, porque te abren pequeños atajos a desarrollar o asentar otros hábitos sin que tengas que empezar desde el principio. Los hábitos adyacentes al hábito clave cuestan mucho menos que el hábito original.

Características de un hábito clave:

Los hábitos clave tienen una característica en común: te permiten crear otros hábitos sin generar estrés, agobio o quitarte aún más de tu valioso tiempo. Por lo tanto son hábitos que por su diseño aumentan tu disponibilidad de tiempo (algunos hábitos de productividad), te generan más energía (hábitos de alimentación, de sueño, de salud) o te propician más tranquilidad (hábitos de minimalismo).

Además, un hábito clave se siente bien (o por lo menos el resultado te convence), tanto que te dan ganas de seguir mejorando tu rutina para poder tener aún más tiempo, más energía o más tranquilidad.

El reto está en encontrar tus propios hábitos clave, porque son tan individuales como tú. Lo que me funciona a mí, quizás no te funciona para nada. Por eso es tan importante no desistir, sino seguir experimentando. Si una estrategia no te funciona el problema no eres tú. El problema es que la estrategia no es la adecuada para ti.

Mis propios hábitos clave:

Aún así, te voy a comentar mis propias estrategias para que tengas un punto de partida para empezar. Pruébalas, quédate con lo que te sirve y descarta lo demás. Al final de cuentas tus hábitos se tienen que ajustar a ti, no a mí.

La planificación del día (la noche anterior):

Cada noche, antes de irme a dormir escribo en un papel (sí, con un boli, en un papel de verdad) las dos o tres tareas más importantes para el día siguiente. Son tareas que me acercan a mis objetivos y que no necesariamente tengan una fecha de entrega (porque lo urgente de alguna forma siempre se hace).

Resultado: soy mucho más productiva por las mañanas, porque sé exactamente lo que quiero conseguir cada día. No pierdo tiempo discutiendo conmigo misma con que voy a empezar hoy y además trabajo mucho más concentrada. Además ahora sé cuanto tiempo tardan las diferentes tareas, un conocimiento que puedo utilizar en la planificación semanal para integrar mi planificación más fielmente dentro de mi estrategia a largo plazo.

La meditación matutina:

Me levanto siempre a la misma hora, y tres minutos después estoy sentada en mi rincón de la meditación para concentrarme en mi respiración durante aproximadamente 15 minutos. Hay días que me cuesta mucho y hay días que me cuesta mogollón. No llego a estados de iluminación superior y a veces los quince minutos son los más largos de todo el día. Este hábito no vino nada fácil.

Resultado: estoy mucho más equilibrada, más paciente, me altero menos y por lo tanto consigo resolver muchos problemas con más facilidad que si los atacase llena de ira e irritación. He mejorado mi paciencia con aquellas cosas que no puedo cambiar (la velocidad de internet en la montaña, la cola en la Seguridad Social, los semáforos en rojo) y me altero menos cuando lo que sí puedo cambiar tarda más de lo esperado.

El grupo de seguimiento:

Cada lunes defino lo que tengo planificado para esta semana y lo comparto con mi propia coach. Es el mismo procedimiento que ofrezco en el grupo Mentes Inquietas, donde las participantes cada lunes se comprometen a cumplir con una serie de objetivos. No hay consecuencia “real” si no cumplen con estos objetivos, sin embargo tienen un grupo para pedir ayuda y apoyo, para buscar soluciones cuando alguien se queda atascado y para celebrar aquellas cosas que sí han funcionado.

Resultado: saber que el viernes alguien preguntará como ha ido mi semana, me disciplina bastante (los viernes son muy productivos).

¿Cuál es tu hábito clave?

Quizás quieres crear un planificación semanal de comidas para eliminar la discusión nocturna del “qué comemos hoy” y eliminar este punto de estrés de tu vida. Quizás puedes elevar tu nivel de energía por dormir una hora más. O a lo mejor tan solo te falta hacer la limpieza de tu lista de tareas con más frecuencia.

Y si necesitas ayuda en descubrir y asentar tu hábito, para eso está Mentes Inquietas.

 

Artículo escrito por Valentina Thorner • Blog ValeDeOro • www.valentinathorner.com

Publicado en el nº 9 de la revista Ideas Imprescindibles