poder-lideres-introvertidos-ideas-imprescindibles-2

El poder de los líderes introvertidos

poder-lideres-introvertidos-ideas-imprescindibles

¿Hemos idealizado a los líderes carismáticos? ¿Nos hemos equivocado al considerar la extroversión un rasgo inherente al liderazgo? A pesar de que siempre se han considerado a las personas locuaces, dominantes y simpáticas las más adecuadas para ocupar los puestos directivos, recientes investigaciones parecen desmentir esta teoría. Existen grandes personalidades, como Bill Gates, Mark Zuckerberg, Warren Buffet o Amancio Ortega, cuya introversión e incluso timidez nunca ha parecido ser un obstáculo en sus flamantes carreras.

Una investigación realizada por Francesca Gino, profesora de la Harvard Business School, demuestra que los líderes introvertidos suelen ser más innovadores, creativos y eficientes. Además, según este estudio, los líderes introvertidos se muestran más receptivos a las sugerencias, escuchan con más atención y saben aprovechar mejor las cualidades de sus equipos. Debido a su propensión a escuchar a los demás y a su falta de interés en mostrarse dominantes, los líderes introvertidos se muestran más receptivos a las ideas ajenas y promueven la proactividad y el trabajo en equipo.

Otra investigación realizada por el psicólogo social Adam Grant, profesor de la Universidad de Pennsylvania, desmonta también otro mito: los mejores vendedores no son las personas más extrovertidas. Según su estudio, los introvertidos alcanzan las mismas cifras de ventas que los extrovertidos.

Jennifer Kahnweiler, autora de libros como “El líder introvertido” e “Influencia silenciosa”, asegura que los introvertidos desarrollan mejor sus habilidades directivas cuanto más se centran en aprovechar sus puntos fuertes naturales y menos se preocupan por parecer extrovertidos.

Para Kahnweiler “influir en los demás no radica en obligar a otras personas a ver las cosas como nosotros las vemos, sino en aprender de otros y negociar una solución compartida”. Este enfoque requiere humildad, empatía y perseverancia. Las personas que centran su energía es ser el centro de atención e intentan imponer siempre su voluntad, se pierden la oportunidad de escuchar, aprender y reflexionar, y su capacidad de influencia pierde valor.  Según Kahnweiler  “los líderes introvertidos buscan profundidad sobre la amplitud. Les gusta profundizar, ahondan en temas e ideas, se sienten atraídos por conversaciones significativas, y saben cómo hacer buenas preguntas y escuchar las respuestas”.

Además a los líderes introvertidos no les asusta estar solos – una situación indispensable para la reflexión – mantienen la calma y no son conformistas.

No cabe duda de que es la hora de los introvertidos.

”Entrenar los valores” un encuentro con Toni Nadal promovido por Mediapost Group

conferencia ideas imprescindibles toni nadal entrenar valoresHace unas semanas tuvimos la inmensa fortuna de compartir con Toni Nadal, entrenador y tío de Rafa Nadal, una deliciosa conversación. De aquella reunión nos quedamos sobre todo con su sencillez y su humildad. En un mundo donde por desgracia abundan el egocentrismo y el interés, Toni Nadal es una rara avis, de esas que devuelven la confianza en el ser humano y que invitan al optimismo cuando se mira a los horizontes del futuro.

Cuando se conoce en persona a Toni Nadal, se reconoce inmediatamente su papel de inspirador y participante de todos los éxitos de Rafa Nadal. Gracias a su larga relación con su sobrino, Toni Nadal es uno de los entrenadores más laureados de la historia del tenis, en su palmarés destacan 14 títulos de Grand Slam, entre ellos 9 Roland Garros.

En los ojos de Toni Nadal brillan con luz propia sus valores, los mismos que ha inculcado a su sobrino desde que empuñara una raqueta por primera vez a los cuatro años. La humildad, el esfuerzo, el trabajo diario, la mejora constante, la modestia, el realismo y el no sobrevalorar ni los éxitos ni los fracasos, conforman el ADN de este hombre tan sencillo como ejemplar.

Mediapost Group, a través de su marca social Ideas Imprescindibles, ha querido organizar un evento en torno a la figura de Toni Nadal el próximo 4 de mayo en la Sala Verde, de los Teatros del Canal, de Madrid. El evento, titulado “Entrenar los valores”, pretende ser un punto de encuentro para todas aquellos que quieren mejorar como personas y como profesionales, para todos aquellos que aprecian la familia, la amistad y la lealtad.

Si quieres asistir, haz tu reserva aquí

 

politica-en-manos-de-los-politicos-2

¿Debemos dejar la política en manos de los políticos?

politica en manos de los politicos-03

Hace más de dos mil años, Platón escribió que “el único estado, el estado justo y real, debe estar gobernado por aquellos que miran hacia arriba, por aquellos que basan el gobierno de un estado en la idea de Bien y de Justicia”. Platón definió a estos hombres como “los hombres que viven a la luz del día”. Por contra, para el filósofo ateniense, existían “los hombres que viven entre sueños”, aquellos que “basan su gobierno en un enriquecimiento propio, ansiosos de poder, cargados de avaricia”.

Por desgracia, la Historia ha demostrado que en demasiadas ocasiones las instituciones del poder se han convertido en el cortijo privado de políticos corruptos y sus amigos.

En la mayoría de las democracias, la figura del político profesional se ha consolidado frente a la figura del político ocasional. Desde su juventud han dedicado su tiempo al desempeño de funciones dentro de las instituciones públicas, como parlamentarios, concejales, altos funcionarios, asesores o directivos de empresas públicas. Debido a la pasividad de una mayoría indolente, las estructuras del poder han sido ocupadas, lenta pero inexorablemente, por una red de personas, en algunos casos de dudosa moral, que han convertido la política en su profesión y que, de paso, la han utilizado como plataforma para impulsar actividades paralelas. En España – y en esto “Spain is not different” – política y negocios siempre han ido de la mano, y la corrupción es su expresión más descarnada, pero no la única.

Sin embargo, no debemos incurrir en el error de responsabilizar sólo a estos políticos profesionales de la situación que vivimos. Una parte de esa responsabilidad, en realidad, la mayor, reside en la ciudadanía, ese electorado dócil y complaciente que pone en manos de otros las decisiones que afectan a su propia vida. Quizás haya llegado el momento de cuestionarnos el concepto de representatividad, tal y como ahora lo conocemos.

Desde las primeras sociedades, la política ha sido escenario de corruptelas, intrigas palaciegas, abusos de poder y hasta crímenes. Y los experimentos que se iniciaron con revoluciones populares no invitan tampoco a ser optimistas, ya que tampoco cristalizaron en instituciones más honradas o eficientes.

¿Debemos dejar entonces en manos de los políticos las decisiones que afecten a nuestras vidas o es más conveniente que asumamos nosotros mismos esa responsabilidad por la cuenta que nos trae?

En las listas de los partidos que concurren en España a las próximas elecciones autonómicas y municipales figuran poetas, actores, profesores, escritores o jueces. El actor catalán Juanjo Puigcorbé se presentará como número 2 de la lista de ERC a las elecciones municipales de Barcelona;  el actor y director Alberto San Juan se presentará por Podemos en Madrid; el poeta Luis García Montero será el candidato de Izquierda Unida a la Presidencia de la Comunidad de Madrid; la escritora Ángeles Caso formará parte de la lista de Podemos en Oviedo: la exjuez Manuela Carmena será la candidata de Podemos a la Comunidad de Madrid. Este desembarco de figuras de la cultura o de la judicatura es probable que sea considerada una intromisión por esa red de políticos profesionales que ven peligrar sus privilegios, pero en realidad ésa es la esencia de la democracia y nos devuelve una pureza que se había intoxicado con tantos excesos y escándalos. Ese paso al frente es una forma de tomar partido, una manera de asumir la responsabilidad de ser dueños de nuestras propias vidas, y es sobre todo, un síntoma de madurez.

Quizás haya llegado el momento de llenar las instituciones de maestros, de médicos, de pintores, de músicos, de cocineros, de taxistas, de estudiantes. Quizás hayamos rendido un culto inmerecido al becerro de oro de la gestión y debamos poner el foco en la felicidad de las personas. En la implicación de todos es probable que resida la clave para devolver la legitimidad al arte de la política. Si no es para garantizar el bienestar del pueblo, ¿para qué vale entonces la política?